Virgen de Guadalupe llora sangre en Manabí

Decenas de personas llegan a diario desde el domingo 10 de abril hasta el domicilio de Pedro Calderón, en el sitio La Piñuela de la parroquia Canuto, cantón Chone, para observar la imagen de unos 0.40 cm de alto de la Virgen de Guadalupe que, según los propietarios de la casa, comenzó a llorar lágrimas de sangre en horas de la noche.

Desde ese día, muchos creyentes y no creyentes acuden a encenderle velas y pedir mediante sus oraciones milagros, paz, sanación de enfermedades, que y los proteja de eventos naturales.

María Auxiliadora Calderón hija del dueño de la casa, dijo que la noche del domingo, antes de irse bañar, le había encendido una vela a la imagen de la Virgen, y cuando salió de la ducha gritó a su esposo para decirle que la Virgen tenía una lágrima de sangre, a lo que él respondió que no era verdad.

Al siguiente día (lunes) la imagen volvió a tener lágrimas de sangre, lo que se siguió repitiendo el martes; fue allí cuando le contó a su mamá y la noticia se regó por toda la comunidad. La situación -según dijo- la tiene preocupada porque teme que algo malo pueda suceder.

La mujer dijo sentirse asustada por lo acontecido, y pide al creador que los proteja de cosas que a lo mejor puedan ocurrir.

Al enterarse de este hecho, María Solórzano, de la congregación América Misionera, acudió al lugar para ver lo que estaba ocurriendo. Indicó que son designios de Dios, de los cuales no hay que asustarse sino que reflexionar.

A su criterio, estos casos pueden darse «porque no se vive la Semana Santa como se debería, o como se la celebraba años atrás, como el compartir con la familia la reflexión de que Dios dio a su único hijo por los pecados del mundo».

El Universo

POSTS POPULARES