Foto. El Telégrafo

Ventas de camarón ecuatoriano en alerta por pugna comercial entre EE.UU. y China

China puso el domingo 1 de septiembre de 2019 en marcha los aranceles de entre el 5% y el 10% a productos estadounidenses valorados en $ 75.000 millones, el último capítulo de una guerra comercial que enfrenta a Pekín y Washington. No obstante, y con la intención de lograr un acuerdo que satisfaga a las dos partes, la televisión estatal china CGTN indicó que los equipos negociadores de ambas potencias prevén reunirse en los próximos días en Estados Unidos.

El Ministerio de Comercio de China lamentó que la nueva ronda de gravámenes arancelarios por parte de Estados Unidos no sea la mejor atmósfera para las negociaciones comerciales.

Desde el 1 se septiembre, Estados Unidos aplicó aranceles del 15% a importaciones chinas por valor de $ 112.000 millones.

Con su guerra comercial, Trump se ha fijado la meta de equilibrar el intercambio comercial entre los dos países, ampliamente favorable a China. Estos roces entre las dos economías más grandes del mundo podrían afectar las economías emergentes, como la ecuatoriana.

Según el catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, Luis Espinosa, la actual situación comercial entre ambas potencias podría derivar en una recesión económica y esto conllevaría a que merme su capacidad de importar productos desde Ecuador.

Sin embargo, considera que esto podría también significar una oportunidad para que Ecuador diversifique su exportación y abra nuevos mercados con nuevos productos.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, es enfático en afirmar que la guerra comercial sí afectaría a Ecuador.

“El menor poder adquisitivo de los consumidores estadounidenses implica menor renta disponible para consumir productos ecuatorianos. Actualmente, el 31% de las exportaciones de Ecuador va a Estados Unidos”, recordó.

Por el lado de China, que enfrenta una devaluación del yuan frente al dólar, también afecta a la economía ecuatoriana. En el caso del camarón, el costo de un contenedor se incrementaría. El país asiático recibe el 36% de las exportaciones del camarón ecuatoriano.

“(De esa industria) dependen muchas familias. Al no tener ventas no hay producción”, dice Arosemena.

Fuente: El Telégrafo

POSTS POPULARES