«Tengo que ver qué pasa con el juicio”, dice Patiño sobre pedido de asilo

El excanciller Ricardo Patiño, quien tiene orden de prisión preventiva en la investigación por el supuesto delito de instigación ocurrido en 2018, salió en la señal internacional de la cadena CNN a insistir en que es un perseguido político del gobierno de Lenín Moreno. No quiso decir dónde está, por su seguridad. Pero sí respondió sobre los viajes que ha realizado a Venezuela y México.

Desde la clandestinidad, dijo que en esos viajes fue a discutir con integrantes de partidos políticos de América Latina problemas como el resultado de la “restauración conservadora”. También dijo haber realizado consultoría económica.

Patiño hizo 26 viajes desde que salió del Gobierno, estuvo como ministro en los diez años de Rafael Correa y tres meses como consejero en el de Moreno. El 25 de agosto de 2017 renunció y desde entonces realizó quince viajes a Venezuela, cuatro a México y seis viajes más a otros países, y el último fue hacia Perú, el pasado miércoles 17 de abril, 22 horas antes de que se dictara orden de prisión preventiva en su contra.

En la misma entrevista que dio a CNN, a Patiño se le consultó de qué vive después de haber salido de la Cancillería. El ex funcionario contestó que en febrero de 2018 se jubiló y recibe una pensión jubilar.

Ante la pregunta de regresar a Ecuador o de solicitar asilo político en el país que se encuentre, indicó que no lo puede anticipar: “No se lo puedo decir, tengo que ver qué pasa, qué pasa con el juicio”.

Y espera que Interpol deseche la difusión roja, así como ocurrió con Correa, acusado por el delito de secuestro contra Fernando Balda.

Diario El Universo 

 

POSTS POPULARES