«Seguiré luchando por las ideas de cambios», dice Lasso

Por pedido de su amigo Sebatián Piñera, expresidente de Chile, el expresidenciable Guillermo Lasso (CREO-SUMA) cumple desde hoy una agenda de reuniones en ese país. Aunque le llegó la invitación, no asistirá a la posesión de Lenín Moreno. Durante el último mes, Lasso desapareció del escenario poselectoral. Viajó fuera del país con sus familiares. Y reflexionó. El pasado lunes, con el cabello más corto, retomó sus actividades políticas públicas con una rueda de prensa en la que planteó al Gobierno entrante una serie de acciones que le procurarían la “legitimidad” que, según él, no obtuvo en las urnas.

¿Le golpeó mucho la derrota electoral?

Le voy a decir algo con absoluta sinceridad: yo no me siento derrotado. Nosotros ganamos. Que no se haya reconocido el triunfo es una cosa muy distinta. Obviamente he estado en un momento de reflexión en el que uno tiene que voltear la página… Mi principal preocupación es la crisis económica del país. La necesidad de cambio sigue vigente. Y si el Gobierno de Lenín Moreno es capaz de producir ese cambio, ganará la legitimidad que no logró en las últimas elecciones.

Usted obtuvo cerca de la mitad de la votación y logró un bloque importante en la Asamblea, ¿podrían darse acuerdos con el oficialismo?

Hagamos la diferencia de lo que es el movimiento CREO de Guillermo Lasso. Respecto al bloque, es normal que haya un diálogo al interior de la Asamblea… En lo que respecta a CREO y a mí, esperamos que Moreno tome decisiones que lo legitimen en el cargo. Decisiones que permitan el reencuentro entre ecuatorianos.

¿Cuáles?

La crisis económica demanda mucho esfuerzo y sacrificio de todos los ecuatorianos. Usted no puede convocar a eso si la sociedad está dividida. Hay que trabajar, en paralelo a lo económico, en la reconstrucción de las relaciones de la sociedad con el poder político. Por eso lo primero que tiene que hacer es declarar el indulto para todos los perseguidos políticos en el gobierno de Rafael Correa. Luego, tiene que derogar la Ley de Comunicación y el Decreto 16. Si lo hace, se lo podrá tomar en serio y empezar a pensar en la posibilidad de un diálogo. Pero no podemos caer en la ingenuidad de que unos cambios de forma justificarán ese diálogo. Hay otras cosas más en el campo económico: impulsar una reforma tributaria que dé estímulos para atraer inversión nacional y extranjera que genere empleo; dar señales claras de que archivará el proyecto de dinero electrónico, y que controlará el despilfarro y luchando contra la corrupción; y cumplir con sus ofertas de campaña.

Y si nada de esto ocurre, ¿qué postura tomarían usted, CREO y su bloque?

El primero en tener problemas en ese caso sería Moreno. Pienso que estas sugerencias que hago van en la línea de proteger su propia estabilidad.

¿Cómo será la relación con los socialcristianos en la Asamblea –que son también de oposición– considerando que el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, ha dicho que tiene un “problema personal” con usted?

Yo estoy en política para ocuparme de los temas de interés general de los ecuatorianos. No por asuntos de carácter personal.

¿Usted será candidato nuevamente?

El tiempo nos dará la oportunidad de responder ese tema. Los cinco millones de personas que votaron por mí pueden esperar mi compromiso de que seguiré luchando por las ideas de cambios.

¿Tendrá presencia en política en estos años?

Haré todo lo que sea necesario en el campo nacional e internacional; en lo primero, fortaleciendo a CREO, defendiendo los principios de libertad, democracia y prosperidad; y como ha sido usual en mí, me moveré en el campo internacional para crear conciencia global sobre lo que sucede en el país.

Diario El Universo