Santa Elena: taxista de 70 años falleció apuñalado y apedreado

“¡Malditos asesinos!”, gritaba una mujer al ver el cadáver de José Emilio Rodríguez Santos, de 70 años, un taxista que yacía boca abajo en la parte posterior del auto amarillo placa YAA-1334 que conducía.

Según la Fiscalía, la víctima fue atacada con varios cortes de arma blanca en el cuello y una pedrada en la cabeza.

La joven lloraba al pie de la cinta de seguridad que los uniformados colocaron para que no se altere la escena del crimen.

“Papito, ¿por qué te hicieron esto, quién fue? Díganme quién lo hizo”, decía la fémina entre sollozos, mientras un policía trataba de consolarla. Más atrás, un hombre pugnaba por llegar a donde estaba el cuerpo del difunto y comprobar si era su allegado. Este, en un descuido, burló la seguridad y corrió hacia el occiso. La escena fue más desgarradora al comprobar que sí era su familiar.

“Si es él, es mi padre”, expresó entre lágrimas, mientras los policías le pedían que salga del lugar porque el hecho de sangre estaba en investigación. Rápidamente el área conocida como ‘La Gallinaza’, un sitio solitario del cerro El Tablazo en Santa Elena, se copó de gente. Todos lamentaban la muerte del taxista, a quien cariñosamente le decían ‘Chotrolo’.

“Lo estábamos llamando para que vaya a ver a los bebes a la escuela y no contestaba. Eso nos tenía preocupados, cuando de repente recibimos una llamada para decirnos que lo habían encontrado muerto”, señaló otro de los hijos del difunto, quien además indicó que vio a su progenitor manejando el taxi hasta las 10:00.

El cadáver de Rodríguez Santos fue descubierto por obreros que laboran en el sitio en la explotación de material pétreo. Estos, al ver que las cuatro puertas del vehículo estaban abiertas, se acercaron y se llevaron tremenda sorpresa.

Las puertas del carro tenían huellas de sangre. Cerca de donde estaba el cuerpo se encontró una piedra con máculas de sangre y entre la vegetación seca también se descubrieron manchas rojas, lo que hacía presumir a los curiosos que el chofer se habría defendido hasta lo último de sus asesinos.

A decir de los trabajadores del lugar donde ocurrió el asesinato, el hecho se habría producido entre las 12:15 y 13:00. “Yo pasé por aquí a eso de las 12:00 a ver unas tarrinas y no había nada. Ahora que regreso me topo con esto”, narró un joven a los uniformados.

Pablo Lastra, teniente coronel de Policía, corroboró lo dicho por los testigos y precisó que fue el conductor de un camión que salía del lugar quien descubrió la escena y luego alertó a las autoridades.

Le desprendieron parte de una oreja

El fiscal de Santa Elena, John Tipantasi, manifestó que el cuerpo presentaba cortes de arma blanca en el cuello y oreja. Incluso, esta última parte la tenía desprendida.

“Al parecer habría existido forcejeo. Por eso, no contentos con las heridas, le dan con un objeto contundente (piedra) en la cabeza”, indicó el funcionario judicial. El equipo de Criminalística tomó huellas dactilares en el carro y de la piedra que habrían utilizado los criminales para terminar con la vida del septuagenario.

“Chotrolito siempre se parqueaba por el mercado y el parque Central. Esperamos que la policía encuentre a los criminales”, comentó el peninsular David Lainez Checa.

Fuente: Diario Extra 

POSTS POPULARES