Recorte de $1.000 millones a Policía de Nueva York no satisface a progresistas

La ciudad de Nueva York tiene previsto aprobar este martes los presupuestos para el próximo año fiscal, que incluyen un recorte de 1.000 millones de dólares al Departamento de la Policía de la ciudad y que según el alcalde se redistribuirán en programas de juventud y servicios sociales, pero que activistas y el sector más progresista del Partido Demócrata, en el que milita el regidor, Bill De Blasio, lo consideran «un truco presupuestario» y una medida insuficiente.

De Blasio aseguró en una rueda de prensa que este corte en los fondos de la policía, cuyo presupuesto actual asciende a 6.000 millones de dólares no afectará, sin embargo, «a la fortaleza de las patrullas policiales» ni al «mantenimiento de la seguridad en las calles».

Según explicó, estos recortes incluyen la cancelación de la incorporación de un millar de nuevos policías en julio, la reducción de las horas extras y de contratos de personal externo así como la transferencia de varias responsabilidades a otros cuerpos civiles como el cruce de calles de escolares o la unidad de trato con las personas sin hogar.

La reducción de los fondos de este cuerpo de seguridad ha sido una de las principales demandas del movimiento antirracista «Black Lives Matter» en el marco de las protestas que comenzaron en Estados Unidos a finales de pasado mayo tras el asesinato del ciudadano negro George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis.

En Nueva York, la ONG Vocal comenzó una acampada frente al ayuntamiento el pasado día 23 para redoblar las presiones sobre los concejales, con la intención de hacer efectiva dicha reducción y la redistribución de esos fondos en programas sociales, sanitarios y de vivienda.

Hasta ayer, De Blasio se mostraba renuente a secundar estos recortes, apoyados por diversos líderes del partido Demócrata en Nueva York.

El alcalde detalló hoy que 430 millones de ese dinero que supuestamente ya no irá a la policía se redistribuirán a programas de verano destinados a la formación y búsqueda de empleo de 100.000 jóvenes neoyorquinos (115 millones), a educación (116 millones) y a subvencionar servicios sociales y familiares para las personas más necesitadas (134 millones).

Asimismo, el regidor de Nueva York destinará unos 537 millones suprimidos del presupuesto de la policía a parques y centros recreativos para jóvenes (450 millones), así como a la expansión de la conexión de internet de banda ancha por vecindarios de bajos recursos que no cuentan con ella (87 millones).

CRITICAS DE POLÍTICOS PROGRESISTAS Y ONG

Sin embargo, las promesas del alcalde han sido muy criticadas por políticas progresistas como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y por ONG como Make the Road o los organizadores de la acampada frente al consistorio, que, de momento, han mostrado su determinación de continuar con la protesta.

«Retirar fondos a la policía no significa hacer trucos o juegos matemáticos con los presupuestos», aseguró Ocasio-Cortez en un comunicado en el que denunció que, por ejemplo, el Ayuntamiento pretende trasladar el presupuesto para el despliegue de agentes en escuelas de los fondos del cuerpo de seguridad al Departamento de Educación.

Para la congresista, esta medida anunciada por el alcalde «no es una victoria» por lo que hay que continuar con la lucha para retirar dichos fondos a la policía.

Por su parte, para la ONG «Make The Road», el acuerdo presupuestario «está muy lejos de satisfacer las demandas de la comunidad para reducir los fondos de la policía de Nueva York».

Según esta asociación, los recortes afectan a «flecos» y no incluyen medidas de calado, ni cambios estructurales esenciales.

Activistas y políticos progresistas acusan al cuerpo de policía de perpetuar un racismo sistémico contra las minorías y en concreto contra las comunidades afroamericana y latinoamericana.

En su presentación de los presupuestos, el alcalde subrayó que la ciudad atraviesa una «crisis financiera masiva» como consecuencia de la pandemia, que ha obligado a reducir la partida global presupuestaria, prevista en 95.300 millones de dólares, a 88.100 millones, lo que forzará a llevar a cabo recortes en todos los departamentos y a despedir a miles de funcionarios. EFE

POSTS POPULARES