Quito: Hallaron osamentas de maestra reportada como desaparecida

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que junto con agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro de la Policía Nacional (Dinased) entregaron a los familiares las osamentas de la maestra Natalia Subía, de 33 años, quien fue reportada como desaparecida en el sector de San Juan, en el centro de Quito, el 15 de septiembre del 2018.

El Ministerio Público, en un comunicado publicado el jueves 14 de noviembre del 2019, dijo que «tras realizar pericias para la identificación humana, se identificó que las osamentas encontradas en la quebrada adyacente a la Facultad de Educación Física de la Universidad Central corresponden a esta ciudadana de 33 años, que desapareció en el sector de San Juan, en el centro de Quito, cuando salió de su casa para ir a comprar medicinas».

El pasado 15 de septiembre se cumplió un año de la desaparición de la quiteña Natalia Subía Molina, quien laboraba como maestra parvularia en un centro educativo del sur de la capital. En ese entonces, su hermana Isis conversó con Diario El Comercio y habló sobre las investigaciones para localizarla. “Ya vamos con tres fiscales y siempre cambian. Esa es una de las vulnerabilidades que tenemos y eso hace que la indagación no avance”.

La joven aseguró también que las autoridades modificaron cuatro veces los agentes investigadores de la Dinased. “No hemos visto un resultado ya claro o contundente del paradero de mi hermana”. Los familiares y amigos de la víctima colocaron afiches en Quito con las fotografías de Natalia para que la gente brinde información sobre su paradero.

Las personas también organizaron plantones y campañas en redes sociales con el objetivo de encontrarla, en donde artistas, reinas de belleza y otros ciudadanos difundieron el hashtag #encontremosaNatalia.

En su reporte del caso, la Fiscalía sostiene que la estrategia de atención integral que emplea para enfrentar la situación de personas desaparecidas en Ecuador «permitió que se lleven a cabo investigaciones especializadas para dar una respuesta a los familiares de la víctima».

Según el Ministerio Público, se practicaron pericias antropológicas forenses que «determinaron la correspondencia morfológica de las osamentas encontradas, con las características físicas de la persona desaparecida. Mientras que, con la pericia de genética forense, se logró la identificación final».

La Fiscalía no ha emitido información sobre las posibles causas de la muerte de la maestra parvularia y aseguró que «se compromete a continuar con la búsqueda del resto de osamentas de Natalia S. y determinar la razón y circunstancias de los hechos». La víctima deja una hija de 12 años en la orfandad, quien vive actualmente con su padre. En diciembre del año anterior, la niña vivió su primer cumpleaños lejos de su madre.

El Comité de Lucha Contra la Violencia, Desapariciones y Feminicidios documenta que 42 953 personas han desaparecido en Ecuador entre 2013 y 2017. La organización ha cuestionado que la desaparición involuntaria no conste en el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Fuente: El Comercio

POSTS POPULARES