Proyecto de Ley Orgánica de Pesca y Acuicultura debe tratarse con celeridad

En las últimas semanas, hemos opinado en distintos medios sobre la necesidad urgente de que el Ecuador comience el tratamiento en la Asamblea Nacional de una nueva Ley de Pesca y Acuicultura que sustituya a la vigente que data del año 1974. Esta nueva Ley debe permitir que la normativa en esta materia esté acorde con los requerimientos y desafíos nacionales e internacionales, y es por eso que me complace conocer que con fecha 16 de agosto del presente año ha sido presentado por parte del Ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversión y Pesca, Iván Ontaneda, un Proyecto de Ley Orgánica de Pesca y Acuicultura.

Este cuerpo legal que contiene 164 artículos, en la parte de sus antecedentes señala, entre otras cosas, que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su Código de Conducta para la Pesca Responsable manifiesta la necesidad de que esta sea administrada de manera apropiada y así contribuya al bienestar nutricional, económico y social de una población mundial que se encuentra permanentemente en crecimiento.

El desafío mundial en relación con la pesca, en general, es el evitar una sobre explotación de este recurso, que se ha convertido en la proteína del mundo, y que tuvo como consecuencia que, de manera urgente, el propio Comité de Pesca de la FAO, en su décimo noveno periodo de sesión ocurrida en el año 1991, recomiende directamente readecuar el ordenamiento de la pesca con un sentido mucho más afín a la conservación, al cuidado de temas ecológicos y su distribución en el planeta.

Mientras tanto, en nuestro país la denominada “Ley de Pesca y Desarrollo Pesquero” que data, como lo indicaba, del año 1974, realmente tiene en su contenido una orientación más de fomento y desarrollo en el perfil económico que de conservación y sostenibilidad como actualmente se exige en el contexto internacional. Adicionalmente, incorpora un marco sancionatorio que busca disuadir a quienes quieran incurrir en prácticas de pesca ilegales, no declaradas y no reglamentadas.

Hay varios aspectos de este Proyecto de Ley que tienen relación también con la acuicultura que analizaremos en un próximo artículo, sin embargo, por el momento nos quedamos con la gran expectativa de la responsabilidad con la que la Asamblea debe tratar este tema de suma urgencia, así como el acompañamiento de los sectores público y privado para sustentar de manera adecuada en el debate de este tema los elementos necesarios para la efectividad y eficacia del cuerpo normativo que se vaya a legislar para el bien de la producción pesquera y acuícola del país.

 

Escrito por Dr. Juan Carlos Cassinelli Cali

POSTS POPULARES