Posibles futuros deslizamientos preocupa a habitantes de cerro en Bastión Popular

Los niños corren por una calle lastrada al borde del cerro ubicado en el bloque 10 de Bastión Popular, ubicado en el norte de Guayaquil. Las madres de los niños están asomadas y desde sus ventanas los alertan para que no pasen por un cerco que se inclina hacia un barranco y que da hacia la vía Perimetral.

En ese escenario, el pasado miércoles, dos personas fallecieron aplastadas por un derrumbe de tierra debido a las intensas lluvias de esta semana.

Juan Ramírez, director de Gestión de Riesgos del Municipio de Guayaquil, indicó que ese cerro es de arcilla y que con el exceso de agua esta va ganando volumen y se producen los deslizamientos.

Él junto con un equipo técnico realizaron inspecciones en esa zona para determinar nuevas medidas de protección luego del accidente.

El especialista detalló que las viviendas están ubicadas pasando una calle en la cima del cerro y que hasta las últimas inspecciones, antes del accidente del miércoles, no había casas en las laderas.

En un recorrido que hizo este Diario se observó que existen alrededor de cuatro covachas en las bajadas del cerro hasta la vía Perimetral.

En una de estas reside un artesano que hace vasijas con la arcilla que retira del cerro. En otra existe una especie de horno para compactar el material. Y en la zona también hay pequeñas plantaciones.

Uno de los habitantes de esa zona es Fanny Chilan, quien considera que debe haber una reubicación, ya que en la ladera cae el agua desde la parte alta.

Tatiana, propietaria de una vivienda en ese cerro, al lado de la calle lastrada, contó que en los aguaceros esa zona parece cascada y que la tierra se vuelve muy lodosa y representa un peligro para los que tienen que bajar y subir en esa parte.

Moradores de la zona contaron que en 1992 tuvieron que ser desalojados por inconvenientes en el terreno.

Diario El Universo