Necesario desmitificar ideas preconcebidas sobre la exportación de banano

La industria bananera ecuatoriana se enfrenta actualmente no solo a nuevos desafíos, sino a algunas ideas preconcebidas que deberían ser contrastadas.

El caso de la bajada de precios en Alemania, donde dos supermercados han reducido sus compras a Ecuador porque sus exportadores no aceptan pagos de entre 0,80 y 1 dólares menos por caja, reviven las discusiones sobre los aspectos comerciales de la fruta más apetecida en el mundo. El sector se encuentra condicionado por diversas ideas que necesitan ser explicadas, entre ellas:

  • Hay que diversificar mercados. El mercado ya es diverso, la fruta de Ecuador llega a todos los mercados, el problema son los aranceles que se paga por llegar a ellos; uno de esos casos es China y Oriente Medio. La firma de acuerdos comerciales es clave.
  • Se necesita valor agregado. El mercado demanda un producto fresco. Kléber Sigüenza, expresidente de la Cámara de Agricultura y productor de banano, lo asegura: el 99% se consume fresco.
  • Las certificaciones logran mejores precios. Falso. Ya casi toda la fruta, incluso la ecológica, se paga al mismo precio. Las certificaciones de algún modo garantizan el acceso en algunos de los mercados, pero no garantizan un mejor precio.
  • La firma de contratos garantiza precios buenos. Lo han dicho tanto el Sigüenza como Richard Salazar, de Acorbanec: Rusia y China son mercados spot que han pagado mejores precios que la fruta contratada (como en el caso de Alemania).
  • No hay investigación. De hecho las hay, pero las hace el sector privado. Por ejemplo, hay mejoras sustanciales en manejo de suelos, lumbricultura, pesaje automático, aplicaciones aéreas diferentes. Lo que no existe es la investigación en banano como política de Estado.

Diario Expreso

POSTS POPULARES