Más higiene y cocción correcta, las claves para cuidar la salud

La buena alimentación es fundamental y no se debe jugar con ella. Si la alimentación no es la correcta, la salud puede llegar a correr riesgo y las enfermedades a corto o largo plazo pueden aparecer. El alimento proporciona el combustible necesario para que el cuerpo pueda funcionar correctamente dependiendo de cuales sean las tareas a realizar.

Pero en la alimentación hay mitos y realidades. «Los riesgos alimentarios pasan por estudios científicos relacionados con los ingredientes, con los aditivos, con las sustancias químicas que están presentes en los alimentos a través de los procesos alimentarios a través de la elaboración del alimento, ya sea en el hogar, en la industria, en el restaurante o en un comedor escolar. En todos los casos puede haber un riesgo debido a los peligros que pueden estar presentes en el alimento y a la exposición que la gente y el consumidor tenga a ese tipo de peligro», explicó el médico químico toxicológico, Fernando Cardini.

La antropometría es un método para evaluar la composición corporal a través de la medición de distintas porciones del cuerpo (Getty)

Muchas veces aunque no nos demos cuenta, hasta algo tan básico como el agua puede ser un factor de riesgo y estar contaminada. «En ese caso, la exposición excesiva a ese tipo de peligro hace que el riesgo aumente y tiene dos variables. Si el peligro está y no me expongo a ese alimento, el riesgo es cero y si por el contrario me expongo a un alimento que no tiene ningún peligro, también el riesgo sigue siendo cero», prosiguió el experto.

La seguridad alimentaria permite observar, medir e interpretar las diferentes sustancias que son posibles peligros en la alimentación.

En el caso del organismo, no tiene que producir ninguna sustancia adversa y un efecto adverso sería un daño que se produzca cuando se ingiera el alimento, a corto plazo, días u horas después y que tampoco le dé un riesgo. Por ejemplo, a largo plazo, puede ser también varios años después por consumir alimentos acumulando el peligro y ha causado una enfermedad en el individuo.

Otro riesgo nace por los residuos de los malos procesos, un proceso inadecuado o una mala cocción, que puede dar apariciones a ciertas sustancias que también pueden ser estudiadas.

Por último, el químico toxicólogo detalló que «los estudios epidemiológicos y los estudios toxicológicos dicen qué es riesgoso y qué no; qué es seguro y qué no es seguro, y por eso la OMS y la FAO bajan línea en cuanto a qué estudiar y ahí se estudia los aditivos alimentarios, los agroquímicos, los residuos y a su vez también bajan línea con los límites tolerables de cada uno de los ingredientes, inclusive de los macronutrientes como pueden ser la sal y el azúcar».

Riesgos alimentarios

– Malas conductas alimentarias: por ejemplo, poner mucha sal.

– Manipulación inadecuada: la cadena de frío, la cocción, inadecuada, la contaminación cruzada.

– Sustancias tóxicas acrilamida -dioxinas: pueden venir del mal procesamiento, por ejemplo los que dicen que hay que agregarle a la carne sal gruesa para que sea más rica. Esto es una falacia muy grande y es un riesgo muy alto porque el cloruro de sodio con el humo de las brasas produce halogenuros que son toxinas cancerígenas.

– Microorganismos patógenos: son una de las grandes causas de enfermedades de alimentos como el botulismo.

El objetivo de Stamboulian Talks es transmitir a través de exposiciones atractivas y sintéticas aspectos interesantes, importantes o novedosos en temas sanitarios. La meta es que cada presentación sirva de disparador para que la audiencia se sienta motivada a profundizar, indagar, crear conciencia o pasar a la acción en relación a los temas presentados.

 

ÚLTIMA HORA ECUADOR