Lluvias causaron el empozamiento de aguas putrefactas en el centro de Guayaquil

En la Bahía, vendedores del corredor comercial de las calles Huancavilca entre Chile y Chimborazo lamentaron el empozamiento que prácticamente mantuvo al margen a potenciales clientes durante la lluvia caída ayer.

El comerciante Fabián Murillo aseguró que el problema lleva dos años cada vez que llueve continuamente y que se presentó luego de tareas de regeneración ejecutadas.

Sostuvo que han enviado oficios al cabildo reportando el empozamiento, que ellos suponen que se debe a fallas en el alcantarillado.

Su colega Carlos Mena expresó que por 20 años no habían tenido problemas de inundaciones y remarcó que luego de la regeneración surgió esta anomalía.

Al mediodía, en momentos en que caía una garúa en el área, los afectados desalojaban el agua usando escobas. El líquido no drenaba en las alcantarillas, salvo en los ductos que están en la calle Chimborazo.

Estaba previsto que la concesionaria Interagua enviara personal para atender el problema. Su gerente de Comunicación, Ilfn Florsheim, señaló que era probable que el sistema esté obstruido por desechos, que ello fue la causa de un empozamiento anterior.

Mientras, en la avenida del Bombero, varios comerciantes continuaron sus jornadas bajo el fuerte temporal que generó acumulación de agua en algunos tramos, como a la altura de la Universidad del Pacífico.

Varias calles de la ciudad también registraron congestionamiento vehicular por la lluvia, que duró unas seis horas. Movilizarse desde el sur al norte, en la avenida de las Américas, por el cuartel Modelo, tomó a uno de los choferes unos 47 minutos.

Al mediodía, la Corporación para la Seguridad Ciudadana indicó que no se habían reportado novedades graves sobre inundaciones ni viviendas afectadas por la continua lluvia.

Así lo detalló, en rueda de prensa, Roberto Ricaurte, director ejecutivo de la CSCG, quien se reunió con autoridades de la dirección de Gestión de Riesgos, Salud, Interagua, Emapag, Bomberos y Autoridad de Tránsito de Guayaquil.

«No se han presentado en realidad inundaciones ni acumulaciones de agua, pero sí definitivamente ha afectado las actividades diarias», dijo sobre los estragos de la lluvia que acumuló unos 50 mm, según él.

Florsheim recomendó no levantar tapas de aguas servidas para que desfoguen las lluvias.

También pidió la colaboración de los ciudadanos para que saquen sus fundas de basura en los horarios de recolección, ya que al ser arrastradas por el agua de lluvia pueden taponar sumideros.

Luis Lalama, jefe de operaciones de la ATM, pidió que choferes utilicen las luces medias por la nubosidad.

Personal de Riesgos, Salud, Bomberos y ATM se mantienen activos ante emergencias.

 

 

Fuente: El Universo

POSTS POPULARES