Industriales de Ecuador ven «vital» un acuerdo favorable sobre bonos de deuda

La Cámara de Industrias y Producción (CIP) consideró «vital» las acciones que lleva a cabo el Gobierno de Ecuador para renegociar los bonos de deuda externa, a fin de encarar las consecuencias económicas de la COVID-19.

En un comunicado la representación de los gremios del sector privado ecuatoriano, dijo respaldar la labor del Ejecutivo para «completar con éxito el proceso de renegociación de los bonos soberanos de deuda externa».

Ecuador tiene hasta este viernes 31 para que concluya el proceso de negociación con los bonistas al objeto de obtener una quita de 1.500 millones de dólares de su deuda externa.

«Este proceso de reestructuración es vital para afrontar las consecuencias catastróficas causadas por la COVID-19 y los bajos precios del petróleo, aspectos totalmente exógenos», indica la nota de la CIP.

Los industriales ecuatorianos rechazaron asimismo «las actitudes y acciones poco justificadas que un grupo minoritario de tenedores han emprendido a efectos de crear un ruido en el proceso de renegociación, saltado e incumpliendo las cláusulas establecidas en los contratos».

Advierte, además, que si la renegociación de deuda no se concreta favorablemente, el país entraría en una situación compleja en los próximos años, sin descartar que pudiera llevar a una potencial cesación de pagos, con desastrosas consecuencias económicas y sociales.

En el comunicado se recuerda que un grupo de bonistas ha aceptado la propuesta ecuatoriana, que ha sido valorada positivamente por organismos multilaterales y llama al resto de tenedores a que se sumen a la oferta de reestructuración a fin de que pueda beneficiar a todas las partes involucradas.

El Ministerio de Economía y Finanzas ecuatoriano reveló el miércoles que los fondos de inversión estadounidenses Contrarian Capital Management y GMO presentaron una demanda contra Ecuador en relación con las solicitudes de consentimiento, en plena negociación de la deuda.

Una vuelta de tuerca más en los últimos días antes de que el viernes los bonistas terminen de pronunciarse en una votación sobre la propuesta ecuatoriana, que debe contar con una aceptación del 50 % de los tenedores sobre el capital de cada bono y del 66 % sobre el monto agregado de nueve bonos globales, según la Cartera financiera.

En el caso del más conflictivo bono 2024, que tenía mejores condiciones para los compradores por tener cláusulas distintas, requiere la aprobación del 75 %.

En total Ecuador busca renegociar 17.375 millones de dólares en una reestructuración de bonos tras verse contra las cuerdas por el déficit acumulado durante Gobiernos anteriores, unos 60.000 millones de dólares, y el severo impacto que ha tenido la pandemia del coronavirus en el país con una pérdida de PIB en 2020 que estará alrededor del 9 %, según las previsiones.

Ante un posible incumplimiento, el país ofreció renegociar para poder afrontar sus compromisos financieros y seguir contando con el apoyo de los organismos internacionales, de los que depende para seguir a flote. EFE

POSTS POPULARES