Incendio en el que murieron 18 jóvenes habría sido provocado por los propios internos

Una clínica de recuperación para personas con adicciones en el suburbio de Guayaquil se convirtió ayer en la tarde en un centro de muerte, luego de que se originara un incendio que cobró la vida de 18 jóvenes, quienes murieron asfixiados, encerrados en humo y llamas.

El hecho, que se inició a eso de las 15:00, se dio a un mes y medio de que también en el sur de Guayaquil falleciera un joven en las mismas circunstancias, encerrado en un local que se incendió y que no contaba con los permisos respectivos. Entonces, las autoridades ofrecieron mayores controles.

Según el ECU-911, a las 15:24 una llamada alertó del fuego en una vivienda ubicada en las calles 26 y la I. Se movilizaron unidades del Cuerpo de Bomberos, Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Ministerio de Salud Pública y Policía.

Vecinos indicaron que vieron una densa columna de humo y oyeron gritos de los internos. Ahí llamaron al ECU-911.

Mientras llegaban las unidades, aseguraron testigos, algunos internos huyeron. Otras versiones indicaron que varios internos perforaron una pared contigua a otro inmueble para escapar de las llamas.

La Policía ratificó que se trataba de un centro de recuperación de adicciones, de drogas y alcohol. Algunos vecinos indicaron que sería un centro clandestino, lo que corroboró el gobernador Raúl Ledesma al señalar que el centro supuestamente no tenía papeles y que operaba ya hace un año. Se conoció que la Poilcía lo apresó ya en la noche.

Alrededor de 60 bomberos actuaron en las labores de combate de las llamas, en quince unidades mecanizadas.

Algunas madres se desmayaron tras el relato de Reynaldo Villamar, quien contó que la mayoría de fallecidos estaban en un cuarto denominado ‘lagartera’. Él fue uno de los internos que escapó con otros internos rompiendo la pared.

«Dígame si está mi hijo, dígame», le gritaba desesperada Ángela Beltrán a un policía, mientras que a pocos metros, un paramédico asistía a otra mujer que se había desmayado producto de la angustia.

Personal de Medicina Legal retiró cadáveres en grupos de cuatro. Esto, mientras que más ciudadanos llegaban buscando información sobre sus parientes. Reynaldo Villamar, interno que logró escapar del sitio, dijo que la mayoría de fallecidos estaba en un cuarto denominado Lagartera. Entonces algunas mamás se desvanecieron.

Luego de que las tareas de sofocación del fuego concluyeran, el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil confirmó la muerte de 18 personas y al menos ocho fueron rescatados con vida.

En un comunicado, el ECU-911 confirmó diecisiete personas fallecieron en el lugar del siniestro y uno durante el traslado a un hospital; agregó que los heridos fueron llevados a los hospitales del Guasmo, Abel Gilbert, Mariana de Jesús y Monte Sinaí.

La general Tannya Varela, comandante de la Zona 8 de la Policía, señaló que los internos supuestamente apilaron colchones y provocaron el incendio para llamar la atención y escapar del encierro. “Y como eso no tiene ventilación, el fuego enseguida consumió todo”.

Mientras, la Fiscalía dio a conocer que inició la investigación sobre este caso.

Diario El Universo

POSTS POPULARES