El juicio político contra Donald Trump podría tomar semanas o meses

Estados Unidos tendrá el martes una sesión histórica en la que los Senadores decidirán el futuro del presidente Donald Trump.

Si los republicanos logran sus objetivos, el juicio político (impeachment) que se abrirá en el Senado -cámara alta del Congreso- contra Trump, podría cerrarse en solo dos semanas, dejándolo como el más rápido de la historia.

El juicio a Bill Clinton en 1999 se extendió por cinco semanas y el de Andrew Johnson en 1868, tres meses.

Un juicio corto resultaría ventajoso para Trump porque le permitiría celebrar su muy probable absolución durante el discurso anual sobre el estado de la Unión, el 4 de febrero en el Congreso.

Los republicanos, que cuentan con mayoría en el Senado, han cerrado filas en torno al magnate inmobiliario por lo que se espera que el presidente logre eludir los cargos de «abuso de poder» y «obstrucción al Congreso» que se le imputan.

Pero la partida de ajedrez que está por comenzar se anuncia bastante cerrada, porque la reglas de juego y el orden del día fueron objeto de una ardua negociación.

Recién el martes, en la apertura de la sesión, los 100 senadores se pronunciarán sobre el tiempo asignado a la presentación de la acusación, a cargo de los demócratas de la Cámara de Representantes, y de la defensa, que será realizada por los abogados de Trump, así como la extensión prevista para las preguntas de los senadores cuando se desempeñen como un jurado.

Un juicio que se ciña a estas etapas podría concluir en dos semanas. Pero la oposición quiere que el Senado cite a declarar a cuatro testigos cuya comparecencia juzga necesaria para determinar si Trump es culpable de los cargos en su contra, vinculados a una llamada telefónica en la que el presidente estadounidense pidió a su homólogo ucraniano que investigara a Joe Biden, probable candidato presidencial demócrata en las elecciones 2020, y a su hijo Hunter.

Entre esos testimonios figuran el del jefe del gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el de John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional.

Los demócratas, que durante la investigación en la Cámara de Representantes chocaron una y otra vez contra la negativa del gobierno a cooperar, exigen también que se liberen documentos clave.

Estos pedidos serán votados en el Senado, que no intervendrá como tal hasta que finalice la fase inicial del proceso.

El jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que planeaba trabajar en «coordinación total» con la Casa Blanca.

En teoría, quienes apoyan al presidente tienen todas las cartas en la mano para barrer con cualquier exigencia. Los republicanos cuentan con 53 bancas en el Senado, contra 47 de los demócratas, lo que les otorga mayorías para torcer a su favor las batallas que puedan presentarse durante el proceso.

Fuente: AFP

POSTS POPULARES