Efectos de acuerdo con el FMI se siente al interno y externo del país

El 20 de abril se cumplieron dos meses desde que el gobierno de Lenín Moreno alcanzó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) apoyado por otros organismos multilaterales, y ya se sienten los primeros efectos en el país. Hay una mejor percepción sobre el Ecuador a nivel internacional, reflejada en un mejor riesgo país (528 puntos al 18 de abril pasado con una caída de 275 puntos desde el 1 de enero). Sin embargo, en lo interno, hay síntomas de decrecimiento y de deterioro de los indicadores de empleo (37,9% empleo pleno) e incluso muestras de inconformidad social (se anuncia una gran movilización para el 1 de mayo).

Adicionalmente, los desembolsos del FMI y Banco Mundial han empezado a fluir y el indicador de deuda es cada vez mayor, aunque con menores tasas y mayores plazos.

Según la Carta de Intención firmada el 21 de marzo pasado, el Gobierno debe ejecutar el ajuste fiscal y llevar adelante una serie de reformas al BCE, tributaria, laboral y de la seguridad social.

Para Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), el acuerdo ha sido positivamente visto por los mercados, pues busca estabilizar la economía y las finanzas públicas, para de esta manera atraer la inversión que fue esquiva durante toda la década anterior. Carrera reconoce el deterioro de indicadores sociales como el del empleo debido al ajuste, “que se debía dar con acuerdo o sin acuerdo con el FMI”. Esto, debido a los desajustes que se dieron en el Gobierno anterior.

Mientras, Andrés Mideros, exsecretario de Planificación de Lenín Moreno y catedrático universitario, dice estar preocupado, pues según su opinión el país ya está sintiendo las consecuencias de una política alineada al FMI. Indica no estar de acuerdo con una fórmula que implique menor inversión, menor empleo y más endeudamiento.

Considera que en el periodo de transición a un modelo en el cual la inversión privada será el motor de la economía, se debe mantener la inversión pública para evitar el deterioro de empleo. Según Mideros, quien fue funcionario también durante la etapa del correato, el Gobierno actual debería dar seguridad jurídica a las empresas para atraer inversión, pero no entregar incentivos excesivos (menciona la exoneración de pago de impuesto a la renta para las nuevas inversiones). Asegura que con las medidas actuales, los únicos beneficiados serán los empresarios y la banca.

Sobre el deterioro de los indicadores, Carrera comenta que es un precio que se debe asumir. Según el experto, no se puede continuar sin tomar medidas de ajuste.

¿Pero será posible para el Gobierno llevar adelante las reformas legales comprometidas para los siguientes meses? De acuerdo con Jaime Carrera, es un punto débil del Gobierno, pues no cuenta con apoyo ni con un liderazgo fuerte.

La semana pasada, el presidente Lenín Moreno, en su visita a Washington adelantó que el Gobierno echará mano de “otras alternativas” en caso de que no pueda convencer a esas instancias de llevar adelante las reformas. “A lo mejor ni siquiera requerimos de ello (la Asamblea), porque en la nueva visión que tienen los organismos multilaterales de crédito las soluciones son globales, no parciales, no parches, y tenemos a la mano muchos instrumentos”.

Sin embargo, evitó decir de qué tipo de alternativas hablaba, pues “es una estrategia del Gobierno”, indicó.

Diario El Universo 

POSTS POPULARES