Ecuador ve el video de Iglesias como un caso «aislado» que no afecta a relaciones con España

Ecuador considera que el video sin fecha que fue difundido el martes en el que el vicepresidente segundo de España, Pablo Iglesias, habla de una presunta campaña «mediática, judicial y política» contra el expresidente Rafael Correa, es un caso «aislado» que no afectará a las relaciones bilaterales.

No obstante, considera que si se trata de una antigua grabación, correspondería una «aclaración» porque «se está difundiendo ahora», en momentos muy sensibles.

«Es un hecho aislado, eso sí lo vemos con toda claridad. Estoy seguro que en absoluto afectará las relaciones que se manejan con gran respeto», aseguró a Efe el ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano, José Valencia.

Y agregó que ambos países hacen «una labor conjunta de avanzar y tender puentes en distintos ámbitos», y tienen «un relacionamiento bilateral de orden económico, cultural y de trabajo en temas que atañen a nuestra región, donde España también tiene un particular interés y compromiso».

Valencia se refería al video de 35 segundos que el movimiento Revolución Ciudadana (RC), afín a Correa, difundió el martes y en el que Iglesias expresa su apoyo al exmandatario frente a una supuesta campaña de desprestigio «mediática, judicial y política» en su país.

Horas después de ser colgado por «SomosRC», cuenta de la bancada del movimiento correísta, Ecuador despachó una «nota verbal» a la Embajada de España en Quito para expresar su rechazo a las declaraciones, cuya fecha exacta de grabación se desconocen, pero que, al parecer, serían «antiguas» según distintas fuentes.

El canciller consideró al respecto, que si hubiera algún mal uso en tiempos o forma de las imágenes por aquellos que colgaron la grabación, «debería haber una aclaración correspondiente» de Iglesias, en razón de que «se está difundiendo ahora».

«Nosotros creemos que eso procede. El Ecuador actúa en esto sobre la base de los hechos, y los hechos son que hoy mismo hay un vídeo que está circulando en un mensaje de la red social del día de ayer. Esa es la perspectiva que nosotros tenemos», abundó.

Respecto a la protesta oficial emitida por Ecuador, consideró que el caso se ha manejado «con absoluta transparencia y apego a las prácticas internacionales del derecho internacional», y recordó que las relaciones entre los dos países «se han fortalecido tremendamente en los últimos dos o tres años, con un relacionamiento directo entre los jefes de gobierno de los dos países».

La «preocupación» del Ejecutivo ecuatoriano se origina por el momento elegido para la difusión del vídeo, cuando se ventila en Quito un recurso de apelación del caso «Sobornos 2012-2016», en el que Correa fue condenado en abril pasado a ocho años de cárcel por un delito de cohecho.

El caso juzga la financiación ilegal del movimiento Alianza País en tiempos que él lo dirigía, y de llegar a sentencia en firme supondría su inhabilitación política.

«El señor Pablo Iglesias es una alta autoridad del Gobierno español y nos preocupa que eso pueda llevar a una interpretación errónea de que hay un procedimiento que no corresponde a los usos diplomáticos y a las relaciones habituales entre dos países», declaró el canciller.

E insistió en que la «preocupación» de Ecuador es que el video «está circulando y se está presentando por las redes sociales, como algo del presente, algo de ahora mismo».

Ecuador cree que en sus afirmaciones, Iglesias «hace una presentación inexacta y sin fundamento de lo que es la Administración de justicia ecuatoriana», con expresiones que son «subjetivas, inexactas y groseras».

Por la susceptibilidad del momento, el canciller reiteró que «la actual administración de justicia» en Ecuador «es autónoma e independiente», y que «el Gobierno ecuatoriano no comenta ni se pronuncia con respecto a las decisiones que toman los jueces sobre los casos».

«Las garantías de que hay independencia de la justicia es que hay un reconocimiento general de organismos como Naciones Unidas, que antiguamente tenían ciertos reparos a la situación de jueces y tribunales ecuatorianos en términos de independencia y autonomía frente al Gobierno central. Eso se dio en el Gobierno de Correa, pero ahora no existen tales objeciones», concluyó. EFE

POSTS POPULARES