Ecuador involucrado en la “trama rusa” ¿Qué sucede?

La “trama rusa” tiene ahora una página abierta en América Latina.

La investigación sobre la supuesta intervención del Kremlin en las elecciones de 2016 en Estados Unidos ya no solo apunta a supuestos hackeos o conexiones del equipo de Donald Trump con aliados de Vladimir Putin.

Desde finales del mes pasado, un país de la región ha comenzado a nombrarse como parte de las pesquisas: Ecuador, la nación que da asilo desde agosto de 2012 en su embajada de Londres al líder de WikiLeaks, Julian Assange, buscado por la justicia británica y señalado por sus críticos de ser cercano al mandatario ruso.

Y es que, según informaron medios estadounidenses cercanos a la investigación que lleva adelante el fiscal Robert Mueller, Paul Manafort, quien fuera jefe de campaña de Trump, viajó a Quito en mayo 2017 y se reunió con Lenín Moreno (entonces recién electo presidente) en unas circunstancias poco esclarecidas.

Un reporte publicado el lunes por The New York Times indica que Manafort, uno los principales implicados en la investigación por la “trama rusa”, viajó al país latinoamericano en búsqueda de oportunidades de negocio con una empresa china, pero las conversaciones no quedaron ahí.

De acuerdo con el diario, uno de los temas que salió a relucir fue el conflicto diplomático entre Washington y Quito por el destino del fundador de WikiLeaks y sus posibles soluciones.

El reporte, que cita fuentes de inteligencia y cercanas a la investigación de Mueller, asegura que Manafort sugirió que podría ayudar a negociarun acuerdo para que el país sudamericano entregara a Assange a EE.UU.

A cambio, el gobierno de Moreno obtendría concesiones como el alivio de la deuda de Washington, según el reporte.

El acuerdo nunca llegó a concretarse, pero el mapa de conexiones entre Manafort, Assange, WikiLeaks y Ecuador no comenzó ahí.

A finales de noviembre, el diario The Guardian informó que Manafort se habría reunido con el líder de WikiLeaks en tres ocasiones en la sede diplomática de Quito en Londres: en 2013, 2015 y en la primavera de 2016.

Tanto Manafort como Assange y el propio sitio de WikiLeaks negaron los supuestos encuentros en la embajada y los consideraron un “engaño”.

Fuente: BBC Mundo 

POSTS POPULARES