Derrumbe sepultó vehículo de una familia que retornaba de un paseo en Baños

Una familia que había disfrutado de un paseo en Baños de Agua Santa y que regresaba la tarde del martes a Licán, cantón Guano, halló la muerte durante el trayecto. Un derrumbe en la vía Baños-Cotaló-Penipe-Riobamba, a la altura de Caguají Bajo, sepultó el automóvil en el que viajaban.

La tragedia fue en cuestión de segundos. Un pariente de la familia contó que otro carro con personas que acompañaba a las víctimas se adelantó y al ver que el vehículo no aparecía comenzaron a llamar a los celulares. Como no contestaban volvieron al sitio y vieron el derrumbe. Allí temieron lo peor, que el carro había quedado atrapado.

El deslave dejó sepultado el Aveo en el que viajaban Patricio Daquilema (27), su esposa Blanca Daquilema (24), sus hijos Julio (7) y Gabriela (3), así como la tía de los menores Marcia Daquilema (16).

Francisco Escobar, morador de la parroquia Cotaló, cantón Pelileo, comentó que a eso de las 18:00 del martes le comunicaron que se produjo un derrumbe de importantes proporciones.

Una vez reportado el hecho, maquinaria pesada y personal del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) llegó en la noche para el retiro del material.

Recién a las 06:00 de ayer se halló el auto sepultado, en cuyo interior estaban los cinco cuerpos que quedaron atrapados entre los fierros retorcidos.

Policías, personal de rescate y Obras Públicas trabajó para retirar el material que ocultó el vehículo liviano.

Francisco Viteri, técnico del Ministerio de Obras Públicas en Tungurahua, explicó que la caída del material sería a causa del saturamiento del talud, lo que provocó que gran cantidad de tierra se derrumbara y atrapara al vehículo que circulaba en ese momento.

A más de la maquinaria del ministerio, equipo caminero del Municipio de Pelileo se desplazó para retirar los escombros hasta encontrar el automóvil.

La fiscalía llegó al sitio para realizar el levantamiento de los cadáveres.

Mientras, delegados de la Secretaría de Gestión de Riesgos conversaron con parientes de las víctimas para prestar atención y ayuda en estos casos.

Hasta la tarde de ayer la vía continuaba cerrada al tránsito vehicular, por las tareas de limpieza que se realizaban.

Dos retroexcavadoras y volquetas laboraban en la zona para retirar lo más pronto el material del deslave y así retomar la circulación.

Ante la situación en ese lugar, las autoridades recomendaron a los choferes circular por otras vías alternas, como la ruta alterna Riobamba-Ambato.

Alejandro Sevilla, un conductor que usa esa vía, comentó que por lo menos cuatro veces a la semana realiza viajes por esta carretera en un pequeño camión y constantemente hay derrumbes en el tramo entre Cotaló y Caguají.

Por esa razón, siente un poco de temor por el peligro que representa. Él prefiere hacer sus recorridos en el día para poder observar si hay deslizamientos de piedras o tierra.

Por esa carretera circula un importante número de transportistas que llevan producción de las provincias de Chimborazo y Tungurahua.

Fuente: Diario El Universo 

POSTS POPULARES