Cabecilla de ‘Los Choneros’ teme por su seguridad y pide ser trasladado de pabellón

Jorge Luis Zambrano González, alias “JL” o “Rasquiña”, conocido como el cabecilla de la banda “Los Choneros”, y quien cumple condena por asesinato en el centro de rehabilitación de Latacunga, pidió el sábado 15 de junio en una audiencia que lo cambien de pabellón. En la diligencia argumentó que está en situación de riesgo y que por su comportamiento y buena conducta debería ser trasladado a otra sección.

El juez suspendió la audiencia y señaló que revisará la petición por escrito antes de pronunciarse. Personeros del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI) señalaron que el sentenciado se encuentra en el pabellón de máxima seguridad denominado Teda porque lo consideran una persona peligrosa.

Indicaron, además, que de manera sospechosa los reos solicitan estas diligencias los fines de semana, cuando hay menos actividad administrativa.

Zambrano fue acusado en 2011 de la muerte de Jairon Carreño, quien recibió seis disparos en Manta. Por este crimen fue sentenciado a 25 años de prisión, y en 2012 se lo involucró en el asesinato de José Luis Arroyo, ocurrido en la desaparecida cárcel conocida como “La Roca”. Fuentes del Ministerio del Interior dijeron que constataron que en las últimas semanas internos que fueron enviados a máxima seguridad, por sus antecedentes, están pidiendo a los jueces que los regresen a los pabellones donde están los reclusos menos peligrosos.

Esto pasó con William Poveda, alias “El Cubano”, quien el pasado 11 de junio fue acribillado y degollado al interior de su celda del centro de rehabilitación Zonal en Guayaquil, y a quien un juez le permitió pasar de máxima a mínima seguridad. Otro de los reclusos que recibió el beneficio fue Telmo Castro, exmilitar sentenciado por tráfico de drogas, acusado de ser el contacto del “Chapo” Guzmán en Ecuador.

El gabinete de seguridad que se reunió la semana pasada resolvió dirigir una carta al Consejo de la Judicatura para pedir a los jueces que observen el estado de excepción que rige en las cárceles, en base al cual han tomado medidas para reubicar a internos peligrosos. Autoridades consultadas explicaron que esas decisiones judiciales obstaculizan las medidas dispuestas para retomar el control de los reclusorios, luego de que en las últimas semanas se han producido siete muertes violentas en las prisiones.

Según la policía, los asesinatos están directamente relacionadas con el enfrentamiento entre pandillas, especialmente de “Los Choneros” y “Los Cubanos” que operan al interior.

Diario El Telégrafo

POSTS POPULARES