Bélgica lleva a Facebook a tribunales por la privacidad

A los ejecutivos de empresas tecnológicas estadounidenses les preocupa que las discusiones que se producen en Europa sobre la privacidad en Facebook sean un signo de que aguardan más batallas.

El supervisor belga responsable de la protección de datos anunció el lunes que va a demandar a la red social de California por sus prácticas en privacidad, proceso que se suma a las investigaciones que se están llevando a cabo en cinco estados miembros de la Unión Europea. Al mismo tiempo, los 28 estados miembros de la UE aprobaron el borrador de una ley paneuropea que daría más poderes a los mismos reguladores nacionales sobre empresas como Facebook.

Ambas decisiones hicieron estremecerse a las tecnológicas estadounidenses, muchas de las cuales han presionado en contra de elementos de la nueva ley de privacidad. Exponen que dificultaría sus operaciones, especialmente a través de un mecanismo de reparto de poderes entre los reguladores nacionales.

“Los reguladores nacionales están intentando reivindicar su importancia, en un momento en el que se supone que la situación tiene que cambiar hacia un modelo paneuropeo”, comenta un ejecutivo de una firma tecnológica de EEUU. “No puedes tener 28 reguladores distintos intentando rediseñar tu servicio”.

La demanda de la comisión de privacidad de Bélgica es el paso más valiente hasta la fecha dentro de una serie de investigaciones coordinadas de los reguladores de Holanda, Francia, España y Alemania sobre una nueva política de privacidad de Facebook aplicada este año para el uso de los datos de sus servicios.

El punto en cuestión para el regulador belga es el sistema de seguimiento de Facebook de sus usuarios en páginas externas mediante el uso de las opciones “me gusta” y “compartir”, con las que obtiene datos que podría emplear para ofrecer anuncios personalizados, por ejemplo.

En un informe negativo el mes pasado, acusaba a la compañía de procesar datos personales de miembros y de usuarios que no lo son sin pedir su consentimiento o explicar de forma adecuada cómo usaría la información. Facebook ha desestimado los hallazgos del regulador, señalando que usa las cookies para mostrar a los usuarios publicidad relevante, y que los consumidores pueden dejar el servicio si lo desean.

Facebook también expone que sólo debería responder ante el regulador de Irlanda, donde tiene su sede. La compañía ha insistido en el hecho de que está negociando con los reguladores, enviando respuestas al regulador de Hamburgo, en Alemania, a través de la autoridad irlandesa.

El borrador que los estados miembros de la UE aprobaron el lunes en Luxemburgo, con el fin de homogeneizar las distintas leyes sobre privacidad del bloque, con dos décadas de antigüedad, cambiaría esa estructura.

Una cláusula de jurisdicción única de la ley, que causa divisiones y que se había presentado como positiva para las empresas, permitiría a cualquier compañía tratar sólo con un regulador de la privacidad nacional de la UE -aquel en el que tenga su sede. Pero en el borrador acordado por los estados miembros el lunes, las decisiones de esos reguladores estarían sujetas a la revisión de un consejo paneuropeo compuesto por otros reguladores de la UE.

El hecho de que un regulador nacional de Bélgica, que alberga alrededor del 2% de la población de la UE, pudiera llevar a Facebook a los tribunales, puso de relieve los temores de algunas tecnológicas sobre la cláusula.

El acuerdo implica que el borrador pasará a la siguiente fase -las negociaciones con el Parlamento Europeo- con el objetivo de llegar a un acuerdo definitivo a finales de año. Existen importantes diferencias entre los borradores: por ejemplo, la versión del lunes incluía sanciones máximas del 2% de las ventas anuales globales, mientras que la versión del Parlamento fija un máximo del 5%. Pero autoridades de estados miembros y del Parlamento señalan que es posible llegar a un compromiso.

Si ese acuerdo se cierra como está previsto, la nueva ley entrará en vigor en 2016, pero con un periodo de transición de dos años, para permitir a las compañías y a las autoridades nacionales de protección de datos adaptarse al nuevo régimen.

Además de la cláusula de jurisdicción única, la ley pondría límites a la “evaluación del perfil”, el procesamiento automatizado de los datos personales para evaluar el rendimiento en el trabajo, la situación económica, la salud o las preferencias personales. También aplicaría una versión más extensa del nuevo “derecho al olvido”, establecida por el alto tribunal de la UE por primera vez el año pasado, que permitiría a las personas solicitar que se borren sus datos personales de plataformas online como Facebook, además de Google.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque, señala que la nueva regulación reduciría una burocracia cara para las empresas y les ahorraría 2.300 millones de dólares anuales.

Sus opositores, como las firmas tecnológicas, señalan por el contrario que los nuevos requisitos, incluido el polémico “derecho al olvido”, incrementarían los costes para las empresas de Internet que operan en Europa.

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/tecnologia/2015/06/16/557fd3fc268e3eca338b456b.html

POSTS POPULARES