Arcsa alerta sobre venta ilegal de cloro en Ecuador

Autoridades de Procosméticos y de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia (Arcsa) alertan sobre la venta de cloro ilegal en el país y los efectos sobre la salud.

Casi el 50% del cloro que se comercializa en el país no cuenta con la certificación oficial para ello, dijo en rueda de prensa la doctora María Fernanda León, directora de Procosméticos, que representa al 95% de la facturación del sector de la industria cosmética, de productos de higiene y absorbentes del Ecuador.

Indicó que en los últimos años en el país proliferan los productos desinfectantes y de limpieza fabricados en garajes, sin la certificación NCO, el registro sanitario emitido por Arcsa en el país. Con ello se garantiza que el producto tenga calidad.

“Eso se constituye en un gravísimo riesgo para la salud, para la desinfección y para toda la zona que está junto a estos garajes donde están fabricando ilegal porque en combinación de ciertos ácidos, puede ser altamente explosivos y emitir gases altamente tóxicos”, anotó.

Dijo que, además de que esto implica una defraudación al fisco y a las entidades que emiten certificación sanitaria, se trata de un problema de salud ya que el cloro puede causar irritación en las vías respiratoria, asfixia e incluso la ceguera.

La doctora señaló que la alarma sobre el tema tiene plena vigencia en momentos en que se recomienda el empleo de productos desinfectantes como el hipoclorito de sodio (cloro) donde hubo pacientes afectados por el coronavirus.

Indicó que la ciudadanía debe exigir a los comercializadores que su producto tenga un etiquetado que contenga el nombre del producto, país de origen, fecha de fabricación y de expiración, precauciones para su uso, el código de lotes, la composición y el registro sanitario.

Como precaución, recomiendan que al comprar cloro, el recipiente no debe ser transparente. También debe vigilarse la coloración del compuesto.

En caso de que sea muy amarillento, podría tratarse de un producto ilegal.

Según una investigación nacional, el mercado del cloro ilegal asciende a 17 millones de dólares, fundamentalmente en pequeños comercios y en envases no apropiados. En el caso de la piscina de Miraflores, con afectación para deportistas nadadores, se indicó que Arcsa verificó que el producto no tenía notificación sanitaria para su fabricación.

Byron Quezada, experto en normativas sanitarias, señaló que la ciudadanía debe exigir a los comercializadores cumplir las normas, ya que muchas veces los accidentes son también por el desconocimiento de la dosis.

Fuente: El Telégrafo

 

POSTS POPULARES