873 casos ha recibido Defensoría del Pueblo por incremento en costo de las planillas eléctricas

Máximo Valverde viene arrastrando una deuda de $ 367 con la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) por un alza en su planilla. Regularmente pagaba $ 56, pero en abril le aumentó a $ 250, en mayo a $ 367 y ha venido pagando la base del consumo de luz; sin embargo, en agosto pasado le cortaron este servicio.

Los reclamos por el incremento del costo de las planillas se hicieron visibles de forma masiva en abril pasado. Centenares de perjudicados fueron a CNEL a presentar la queja.

Se han revisado 96.000 cuentas con lecturas estimadas y se ha refacturado a 50.000 clientes, según un informe del último mes que CNEL reporta a la Defensoría.

A esta última entidad, más de 800 usuarios acudieron a reclamar esta alza injustificada.

Patricia Mendoza, coordinadora zonal 8 de la Defensoría, contó que siguen recibiendo quejas, que son 873 casos desde abril hasta lo que va del año en temas como alumbrado público, lecturas estimativas de medidor. Allí hay 400 finalizadas y 473 en trámite.

Máximo es uno de los usuarios que cumplieron el proceso en la Defensoría. Él indicó que luego de la revisión tanto de un abogado defensor como técnicos de CNEL determinaron que el medidor estaba dañado, incluso lo cambiaron, contó.

“Luego me cortaron la luz, me indicaron que sí estuvo bien todo y que debo asumir ese costo, parece que CNEL ha tomado esas acciones de oficio, no me han notificado nada y ya no sé qué hacer”, lamentó el hombre, quien ayer marchó e hizo plantón en el ingreso de la Defensoría, en la calle Pedro Carbo y av. 9 de Octubre.

Allí acudieron decenas de perjudicados e integrantes de la Junta de Defensa de los servicios básicos.

Otro de los asistentes contó que le hicieron la revisión luego de su reclamo y le indicaron que el medidor está bien, pero que alguna conexión está mal en la vivienda o que le están robando luz.

“Ahora me piden un acuerdo de pago, y de dónde saco, no hay solución”, explicó.

En la agencia de la Garzota, ayer persistían los reclamos. Emma Castro era parte de los quejosos, ella mostró sus planillas y la cancelación de letras de una cocina hace dos meses, pero se la siguen cobrando.

“Ya la planilla me salió alta. Yo he pagado todo y ahora me quieren seguir cobrando algo que ya pagué, estoy muy molesta”, contó la ama de casa que vive en Socio Vivienda.

Mendoza indicó que como el reclamo de Castro hay otra cifra de personas que han acudido a la Defensoría.

Otros usuarios sí resolvieron con agilidad, por ejemplo, quienes tuvieron alza de planilla por servicio de alumbrado público. Se les hizo una nota de crédito.

El Universo 

POSTS POPULARES