3 problemas de salud que se pueden solucionar con limón, pimienta y sal

La combinación de limón, pimienta y sal es un remedio tradicional para tratar varias dolencias. Aunque a menudo se utilizan como aderezo para ensaladas y carnes, sus principios activos pueden ser útiles para prevenir y tratar algunas afecciones.

Tanto la pimienta como el limón son alimentos con propiedades antiinflamatorias, antisépticas y actúan contra la congestión. Su principal ventaja es que no producen efectos secundarios y pueden emplearse el tiempo que sea necesario para que nos alivien.

Hoy te explicamos qué 7 problemas de salud puedes tratar con estos tres simples ingredientes. ¡Descúbrelos!

Dolor de garganta

Ingredientes

  • 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)
  • ½ cucharadita de pimienta negra (2 g)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo se prepara?

  • Mezcla el zumo de limón fresco con la pimienta negra y una cucharadita de sal marina.
  • Vierte todo en un vaso de agua tibia y realiza gárgaras varias veces al día.

Cálculos biliares

Los cálculos o piedras biliares son unos depósitos duros que se pueden formar en la vesícula biliar. Suelen bloquear los conductos biliares y producir un dolor punzante e intenso.

Con este remedio natural podemos intentar disolver los cálculos antes de que se agraven.

Si los cálculos se agravan pueden requerir medicación o cirugía. Si crees que puedes tener cálculos biliares, consulta con un médico.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de oliva (48 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharadita de pimienta negra (5 g)

¿Cómo se prepara?

  • Mezcla el jugo de medio limón con el aceite de oliva y la cucharadita de pimienta negra.
  • Divídelo en dos tomas: una en ayunas y otra antes del almuerzo.
  • Consúmelo como mínimo durante tres semanas seguidas.

Aftas bucales

Las propiedades cicatrizantes de la sal del Himalaya pueden ser eficaces para aliviar las aftas bucales y disminuir la proliferación bacteriana.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sal del Himalaya (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo se prepara?

  • Disuelve una cucharada de sal del Himalaya en una taza de agua tibia y realiza gárgaras tres veces al día.