21.9 C
Guayaquil
lunes, agosto 2, 2021

Presidente de Ecuador rechaza que Parlamento tumbara su ley de dolarización

Puede interesarte

Muere un ‘youtuber’ danés tras caer 200 metros mientras filmaba para su canal

El bloguero danés Albert Dyrlund falleció este miércoles en los Alpes italianos, según confirmó su madre al canal TV 2. Según se detalla, el joven, que tenía...

El gobierno militar extiende el estado de emergencia en Myanmar, prometiendo la celebración de elecciones en el 2023

Este 1 de agosto, 6 meses después del comienzo del golpe de estado en Myanmar, el general Min Aung Hlaing, jefe del Estado Mayor...

Combinación de vacunas antiCOVID Sputnik V y AstraZeneca es segura, según fondo soberano ruso

Los resultados previos de la investigación de la combinación de las vacunas antiCOVID rusa Sputnik V y la britániza AstraZeneca que se lleva a...

Detienen a 500 personas en una protesta no autorizada contra las medidas anticovid en Berlín

"En varios puntos del oeste de la ciudad hay todavía grupos grandes de personas que tratan de concentrarse y de ponerse en marcha. Nuestras...

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, rechazó este martes que el Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional le tumbara el lunes un proyecto de ley para fortalecer la dolarización en el país y aseguró que se salió de sus atribuciones.

«El CAL no tiene atribución para determinar si un proyecto de ley es inconstitucional o no», afirmó en un comunicado en el que asegura que «sus competencias se limitan a verificar el cumplimiento de los requisito formales del proyecto».

Es la Asamblea, agregó, la que tiene la «potestad» y la «responsabilidad» de estudiar los proyectos, y tras su análisis «negarlos» o «aprobarlos».

El CAL, órgano administrativo del ente legislativo, rechazó un proyecto de ley que Moreno ve como crucial frente a posibles intentos de un futuro gobierno correísta de hacer cambios en el sistema monetario e institucional bancario, cambios que pudieran poner en peligro un acuerdo crediticio suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el año pasado para obtener 6.500 millones de dólares.

Se trata del proyecto que el mes pasado fue rechazado por el mismo organismo por asuntos de forma, y ahora por supuesta inconstitucionalidad.

«La Asamblea no puede, a través de un órgano administrativo conformado por siete legisladores, rehuir su responsabilidad de analizar y tratar una ley», aseveró el presidente.

Ayer, el Ministerio de Economía reaccionó a la decisión parlamentaria y dijo sospechar que haya personas en desacuerdo con cuidar la dolarización, el sistema monetario adoptado por el país en el año 2000.

El Gobierno está «profundamente comprometido con la protección de la dolarización», manifestó el ministro de Economía, Mauricio Pozo, por lo que «se remitirá el proyecto de reforma legal las veces que sean necesarias», aunque no especificó una fecha para insistir.

La presidencia de Moreno concluye el 24 de mayo, y un mes y medio antes se celebrará la segunda vuelta de las elecciones, a la que concurren el correísta Andrés Arauz y el centroderechista Guillermo Lasso, con visiones completamente opuestas sobre la economía y el sistema monetario ecuatoriano.

Arauz ganó los comicios del 7 de febrero con más del 32% de los votos y, a priori, tiene mejores posibilidades de llegar a la presidencia el 11 de abril toda vez que Lasso depende en gran medida de sectores de izquierdas anticorreístas, uno de ellos, el indígena, que ha denunciado fraude en los primeros comicios.

El proyecto legal que Moreno intenta pasar por la Asamblea trata de afianzar la autonomía del Banco Central y proteger sus depósitos frente a intervenciones o requerimientos de liquidez del Gobierno de turno.

Por el contrario, los opositores consideran que con esa normativa se podrían volver a generar desequilibrios en el sistema financiero como ocurrió durante la crisis económica de 1998, considerada la peor de la historia nacional.

En es época, una treintena de bancos fueron intervenidos por el Estado, en medio de una crisis de liquidez, cuyo salvamento terminó por costarle al erario nacional miles de millones de dólares.

El Gobierno, por contra, estima que con esa normativa, el Banco Central protegerá las reservas internacionales sin la influencia de intereses políticos, y de gobiernos que podrían estar tentados a tomar parte de ese dinero para financiar gasto público.

- Advertisement -
- Advertisement -