29 C
Guayaquil
miércoles, septiembre 22, 2021

Proyecto de ley para dar ciudadanía a indocumentados llegó al Congreso de EE.UU.

Puede interesarte

Continúan las incautaciones de armas en la Penitenciaría del Litoral

Un grupo de policías ingresó esta mañana a las instalaciones del Centro de Privación de Libertad (CPL) Varones Guayas n.º 1, conocida como la...

Terremoto en Nicaragua no representa amenaza de tsunami

Un terremoto poco profundo de magnitud 6,5 se registró este miércoles frente a la costa oeste de Nicaragua, indicó el Servicio Geológico de Estados...

El COE Nacional aprobó que el transporte interprovincial funcione con el 100% de aforo

El titular del COE Nacional, Juan Zapata informó que las cooperativas de transporte interprovincial podrán funcionar con el 100% de aforo desde hoy. ⁣ En 15...

Exfutbolista «Pipa» de Ávila fue detenido en Italia por supuesto narcotráfico

La policía de Nápoles arrestó al exjugador internacional colombiano Antony de Ávila, al que buscaba desde 2001 por estar vinculado, presuntamente, con un grupo...

El proyecto de ley con el que el presidente de EE.UU., Joe Biden, busca promover una ambiciosa reforma migratoria que otorgue una vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados llegó este jueves al Congreso, con el respaldo del senador de origen cubano Bob Menéndez y la legisladora Linda Sánchez, de raíces mexicanas.

Menéndez, el latino de más alto rango en el Legislativo estadounidense, y Sánchez son los patrocinadores de la Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021, la propuesta bandera con la que el Gobierno de Biden busca remodelar el sistema de migración del país, que desde hace más de 30 años no aprueba una reforma de este tipo.

La amplia iniciativa busca garantizar una solución a largo plazo para los «soñadores», como se conoce a los inmigrantes llegados al país siendo niños y amparados por el programa DACA; y a los beneficiados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) -que en su mayoría proceden de Centroamérica- y los trabajadores agrícolas inmigrantes.

Amplía además los visados de diversidad de 55.000 a 80.000, promueve cambios en el sistema de inmigración basado en el empleo y tiene entre sus prioridades mantener a las familias inmigrantes unidas.

Un esfuerzo similar fue liderado en 2013 por el entonces presidente Barack Obama -quien tuvo como vicepresidente a Biden-, pero naufragó en la Cámara de Representantes pese a haber conseguido la aprobación del Senado.

Para convertirse en realidad, la propuesta de Biden deberá contar con la totalidad de los votos demócratas en el Senado, 50, y asegurarse diez republicanos.

De lo contrario, estará condenada a fracasar como ha sucedido con los intentos de regularización en los años anteriores.

«ARREGLAR» EL SISTEMA MIGRATORIO, TRAS TRUMP

«Estamos aquí porque el pasado noviembre 80 millones de estadounidenses votaron contra Donald Trump y contra todo lo que representaba. Votaron para restaurar el sentido común, la compasión y la confianza en nuestro Gobierno», dijo Menéndez en una conferencia de prensa virtual.

«Y parte de ese mandato -agregó- es arreglar nuestro sistema de migración, que es la piedra angular del odioso espectáculo de horror de Trump».

Como uno de los más veteranos en el Congreso, Menéndez señaló que la razón por la que no se ha conseguido una reforma migratoria es porque una y otra vez han «capitulado demasiado rápido a las voces marginales que se han negado a aceptar la humanidad y las contribuciones de los inmigrantes».

- Advertisement -
- Advertisement -