23 C
Guayaquil
miércoles, agosto 4, 2021

Próximo presidente recibirá más de $60.000 millones de deuda pública

Puede interesarte

Critican a Obama por organizar fiesta en medio de alza de casos covid

¿Qué pasó? Pese a que quiere celebrar sus 60 años respetando las reglas sanitarias, el expresidente estadounidense Barack Obama es blanco de críticas de los...

Vicepresidente recorrió hospitales en Esmeraldas

El vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, estuvo en Esmeraldas en donde comprobó el funcionamiento de hospitales. La jornada inició en San Lorenzo, en el...

Wuhan realizará pruebas a todos sus habitantes tras alza de casos de coronavirus

¿Qué pasó? Autoridades de la ciudad de Wuhan, en el centro de China, anunciaron este martes que harán pruebas a toda su población luego de...

Padre asesina a su hija de 4 meses porque «no se callaba»: fue condenado a 16 años de cárcel

Un trágico suceso tuvo lugar en Inglaterra e involucró a un padre de 29 años, quien asesinó su pequeña hija, una bebé de 4 meses,...

El ganador de los comicios del próximo domingo en Ecuador heredará una economía en crisis debido a la pandemia del coronavirus y a una deuda nacional atada, entre otros, a un pacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuyo futuro dependerá del próximo presidente.

Con un decrecimiento de la economía de entre un 7 y un 9 por ciento, y una inflación negativa (deflación) del 1,5 por ciento al cerrar 2020, la economía ecuatoriana vive desde 2018 una de sus peores crisis, reforzada por el impacto de la pandemia del coronavirus, que está pasando una factura abultada al erario nacional.

Además, con una deuda pública agregada que supera los 60.000 millones de dólares, que hipotecará dentro de un año una parte consistente del presupuesto nacional.

TAPANDO AGUJEROS

La deuda, arrastrada de anteriores gobiernos y acrecentada en los últimos años, se ha visto agravada por la pandemia, que ha tenido consecuencias sociales graves a efectos de empleo y pobreza.

El empleo es otro marasmo que deberá encarar el próximo gobernante, pues el pleno empleo ha bajado a menos del 33 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), una de las cifras más bajas de los últimos 30 años en el país.

En 2017, cuando empezó la administración de Lenín Moreno, ese indicador ascendía a un 50 por ciento, lo que supone una precarización de las condiciones laborales en los últimos cuatro años producto de una crisis que ya había comenzado hacia finales de 2018.

Las últimas cifras oficiales disponibles sobre empleo en Ecuador señalan que el subempleo (empleo precario) se ubicó en octubre pasado en 23,4 por ciento y el desempleo en el 6,6 por ciento.

Sin embargo, las estimaciones, después del duro impacto que supuso la pandemia del coronavirus, sugieren un crecimiento del 3 por ciento en este 2021, cifra que analistas como Pablo Dávalos considera «muy leve» para el deterioro económico en general que ha sufrido el país.

El precio del petróleo, que el año pasado incluso llegó a valores de 14 dólares el barril, se ha recuperado a cotizaciones hasta sobre los 40 dólares, lo que representa un alivio para la economía ecuatoriana, que depende en mucho de las exportaciones de crudo.

Asimismo, los buenos valores en las exportaciones de otros productos ecuatorianos como el camarón, las flores, el cacao y las bananas, entre otros, han aliviado las estadísticas macroeconómicas del país.

Las exportaciones ecuatorianas, en general, no tuvieron el impacto devastador de otros sectores, pues se estima que las ventas al exterior, sin contar el petróleo, el año pasado alcanzaron un crecimiento del 11 por ciento, respecto a 2019.

El Banco Central incluso estima que las exportaciones totales, sumadas petroleras y no petroleras, alcanzarán un crecimiento del 3,1 por ciento en 2021.

No obstante, la situación a futuro depende de quién resulte vencedor en las elecciones del próximo domingo, opinó Dávalos, tras señalar que sólo un candidato, de los tres que se presentan con mayores posibilidades, se siente cómodo con el acuerdo alcanzado por Moreno con el FMI, que entre 2020 y 2021 está inyectando más de 6.500 millones de dólares para tapar el agujero fiscal.

Los otros dos, Andrés Arauz y Yaku Pérez, ya han adelantado que, en caso de ganar, confrontarán con el Fondo Monetario y sus condiciones.

Para Dávalos, Moreno «deja muy comprometido al próximo gobierno y no le deja la ‘mesa servida’, pues hay mucha vulnerabilidad social y económica».

Ello a pesar de que el mandatario aseguraba recientemente en una entrevista con Efe que dejará «las cuentas en orden» y no cómo las heredó de su predecesor, Rafael Correa (2007-2017).

DOS VISIONES ECONÓMICAS

Sin embargo, «gane quien gane, el país tiene posibilidades de salir» adelante, gracias a una muy probable recuperación de las exportaciones y por las iniciativas sociales que han surgido tras la pandemia y que buscan «mejorar la situación de la gente», añadió el académico.

Proyectos como la «renta básica», que se tramita en la Asamblea, representan un alivio para la deteriorada economía de la gente de a pie, que ha tenido que encarar directamente a la crisis y a la pandemia.

«Hay expectativas positivas, hay posibilidades de recuperación», aunque «todo depende de quién gane» en los comicios del próximo domingo, reiteró Dávalos.

Para él, el candidato Lasso representaría «la continuidad de Moreno» y los otros una «confrontación» con ese esquema.

Y es que el primero, seguramente, mantendrá la desinversión del Estado, promoverá la inversión privada y auspiciará reformas laborales y fiscales para mejorar los indicadores macroeconómicos y cumplir los compromisos con los organismos multilaterales.

Los otros dos aspirantes con mayores posibilidades tendrán que confrontar con el FMI, algo que ya ha pasado en el país y que se desenvolvió sin traumas en 2005, según recordó el analista. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -