22.1 C
Guayaquil
sábado, junio 19, 2021

Mando ecuatoriano asegura que paso de migrantes se ha reducido desde Colombia

Puede interesarte

Gobierno colombiano aprueba ley que reduce la semana laboral a 42 horas

El Congreso de Colombia aprobó un proyecto de ley que reduce la jornada laboral de 48 a 42 horas semanales y entrará en vigor de manera gradual dos años después de que sea sancionado por el...

Gobierno de Ecuador delinea estrategia contra la desnutrición infantil

‘Plan Ecuador crece sin Desnutrición Crónica Infantil’ es el programa a partir del cual se traza la hoja de ruta para reducir el índice...

Gobierno plantea universidades libres para ampliar la oferta de educación superior

El Gobierno y las autoridades de las entidades de educación superior del país trabajan por el mismo objetivo: promover un escenario académico democrático, libre,...

Protestas en Colombia dejaron 1 muerto y 4 policías heridos

Una nueva jornada de choques entre policías y manifestantes que bloquean vías en la ciudad de Cali, el suroeste de Colombia, en rechazo al...

Un mando ecuatoriano aseguró que el desplazamiento de personas desde Colombia por los pasos ilegales se ha reducido debido a las operaciones de vigilancia que llevan a cabo los ejércitos de ambos países.

Estamos ahí controlando, por eso es que se ha reducido el flujo migratorio», aseguró a Efe el coronel Paulo Merino, comandante de la brigada 31 Andes, durante una patrulla conjunta con pares colombianos en uno de los pasos fronterizos alrededor de la ciudad de Tulcán.

Agregó que aún «hay gente que se arriesga y pasa por situaciones o pasos, posiblemente atentando contra la seguridad de ellos mismos», como el caso de ahogamiento el fin de semana de un «extranjero», como suelen denominar a los migrantes venezolanos.

PATRULLAS CONJUNTAS EN LOS PASOS

Merino visitó este jueves la zona fronteriza a la altura del sector Cuatro Esquinas y El Brinco, donde los ejércitos de los dos países establecieron un retén.

Ello después de la visita el miércoles a la frontera sur del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, y en paralelo a la operación contra la migración venezolana que lleva a cabo el Ejército de Perú, que ha puesto mucha tensión entre los migrantes.

El ministro anunció este jueves que su país reforzará los destacamentos militares e incorporará una veintena de vehículos tácticos Hammer para ampliar la movilidad de sus patrullas en la frontera con Perú, con el fin de vigilar la entrada de migrantes a pasos irregulares.

Perú desplegó el martes a lo largo de la ribera izquierda del río Zarumilla, que marca la frontera entre ambos países, más de 50 vehículos entre tanques, otros tipos de blindados y patrulleros, y más de 1.200 uniformados.

La mayoría de los migrantes que pasan por esa frontera sur de Ecuador, entran antes a Ecuador desde Colombia, también por pasos ilegales o trochas.

Por ello efectivos militares de Ecuador y Colombia realizan de manera conjunta acciones de control, alegando medidas de prevención contra el ingreso de armas y explosivos de contrabando.

«Estamos haciendo control militar de área», dijo un militar colombiano que no reveló su identidad por no estar autorizado a hablar, y que aclaró que el paso está estrictamente prohibido. Al menos cuando ellos están ahí.

36 PASOS CONOCIDOS

Efe constató este jueves el trabajo de una de esas patrullas conjuntas de la Brigada 31 Andes ecuatoriana y del Grupo Mecanizado José María Cabal de Ipiales, Colombia.

«Nuestra presencia es permanente en todos los lugares de cuatro a seis horas, para evitar el paso de personas extranjeras que a lo mejor están transportando armamento, municiones, explosivos», afirmó el coronel Merino.

Las intervenciones, sorpresivas, se realizarán de manera regular en más de 36 pasos ilegales conocidos, muchas veces operados por coyoteros para la migración y el contrabando.

Forman parte del llamado Plan Espejo, ejecutado desde hace ya tiempo por los Ejércitos de ambos países, y en el que participan además Ministerios de Interior y Aduanas.

QUEJAS DE LOS MIGRANTES

La operación conjunta tuvo como inusuales observadores a decenas de migrantes venezolanos que esperaban pacientes en las colinas circundantes, e incluso junto a los mismos soldados sobre las riberas del río Carchi, la frontera común.

Su objetivo declarado: esperar a que se fueran para proseguir camino a Ecuador y, después, a Perú.

«Vamos con la fe de que vamos a pasar (a Perú). Vamos a trabajar para ayudar a nuestra familia», declaró Jesús Mendoza, un migrante que hoy esperaba que los soldados se marcharan para seguir adelante.

Si bien reconoció que se sienten a la «deriva» porque con la situación en la frontera entre Ecuador y Perú no saben si van a poder cruzar.

Otro migrante denunció a Efe maltratos por autoridades policiales en el lado colombiano.

«¡Mira lo que estamos pasando. Hemos vivido ronchas! ¡Ya basta, ya basta! ¿Hasta cuándo vamos a seguir en esto? Llevamos días sin comer y no nos están preguntando», se quejó José Mantilla del control militar.

Y denunció que en el camino policías colombianos le «agarraron, le dieron una pela (golpes)», y le quitaron «un teléfono» móvil que llevaba consigo y «250.000 pesos» (unos 70 dólares).

«¡Ya basta, ya basta! Uno solo quiere el bienestar para la familia. Queremos llegar a un destino donde nos puedan dar un trabajo y ayudar», concluyó. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -