23.6 C
Guayaquil
miércoles, enero 27, 2021

Boris Johnson avisa de un ‘endurecimiento’ de las restricciones por el COVID-19

Puede interesarte

Asamblea Nacional solicita destitución de ministro Juan Carlos Zevallos

Luego de más de 3 horas de debate la Asamblea Nacional, aprobó una resolución con 121 votos a favor, 4 abstenciones, solicitar al Presidente,...

Quito: clausuran local donde se vendían supuestas vacunas falsas contra Covid-19

Las autoridades del Municipio de Quito clausuraron este martes una clínica en el sector de Guamaní -sur de la ciudad- donde supuestamente se suministraban...

No se reportan muertos o heridos tras choque múltiple en el norte de Guayaquil

La tarde de este martes 26 de enero se registró un accidente de tránsito, entre al menos 5 vehículos, en la avenida Carlos Julio...

COVID-19: se registran 10.007 muertos y 242.146 contagios en Ecuador

Ecuador reportó este martes 242.146 casos acumulados de la covid-19, 579 nuevos respecto a la víspera, y 14.668 fallecimientos después de sumar 29, informó...

El primer ministro británico, Boris Johnson, avisó este domingo de un endurecimiento de las restricciones mientras se ultiman los preparativos para intensificar el programa de inmunización con la vacuna de Oxford/AstraZeneca para combatir una pandemia que alcanza niveles sin precedentes en este país.

Desde hace varias jornadas el ministerio británico de Sanidad arroja cifras alarmantes de contagios por covid-19 en el Reino Unido. Números que no bajan de 50.000 casos diarios -otros 54.990 en las últimas 24 horas- en tanto que los hospitales temen colapsar y se superan los 74.500 muertos desde el inicio de la crisis.

El país está sujeto a un «durísimo» sistema de cuatro niveles de restricción -siendo el cuarto, donde se sitúa Londres, el más severo- en el que, entre otras prohibiciones, se vetan encuentros sociales en interior, y se imponen rígidas directrices que afectan drásticamente a la hostelería y al comercio, al abrir solo locales esenciales.

En una entrevista con la BBC, el líder tory se negó hoy a «especular» y concretar cómo variarán exactamente las normas, que podrían aplicarse «en las próximas semanas» aunque sí mencionó que contemplarían «claramente, el cierre de colegios».

ESPERANZA EN LA INTRODUCCIÓN DE UNA SEGUNDA VACUNA

Una panorama negro, iluminado parcialmente por la perspectiva de cambios. La aprobación del compuesto ideado por la Universidad británica, que se unirá a la vacuna ya en circulación -desde diciembre- de Pfizer/BioNTech genera esperanza entre la población.

Los hospitales nacionales empezaron este sábado a recibir los primeros lotes del total de 530.000 dosis disponibles del segundo preparado, que empezarán a ser inoculadas mañana en cientos de instalaciones habilitadas por todo el país.

George Findlay, responsable de la Fundación de Hospitales Universitarios Brighton and Sussex, confía en que esto actuará como inyección de «confianza» para que los sanitarios, al borde de la extenuación, sigan desempeñando su trabajo.

El programa empezó hace un mes con el compuesto de Pfizer/BioNTech, cuya distribución entraña dificultades ya que ha de ser almacenado a menos de 70 grados de temperatura, frente a la de Oxford, que puede conservarse a temperatura ambiente y es barata.

Las autoridades sanitarias son ahora partidarias de que entre la primera y la segunda dosis de ambas vacunas se deje un intervalo de unas doce semanas, en lugar de los 21 días recomendados inicialmente en el caso del preparado de Pfizer.

El cambio obedece a que los expertos han concluido que se debe proporcionar la primera dosis al mayor número de personas posibles a fin de acelerar la inmunización.

En la citada entrevista, Johnson confió hoy en «poder disponer de decenas de millones (de vacunas) durante los próximos tres meses», al tiempo que avisó de que el actual sistema de restricciones decretado para contener el virus «probablemente está a punto de endurecerse».

El «premier» se mostró esperanzado ante la introducción del segundo preparado y recordó que el país lleva vacunado a «un millón de ciudadanos, más que toda Europa junta».

El objetivo de los médicos es llegar a los dos millones de vacunas semanales, «esencial» para el control de la pandemia.

- Advertisement -
- Advertisement -