22.6 C
Guayaquil
viernes, abril 16, 2021

«La lucha por el medioambiente debe ser de todos», dice Nemonte Nenquimo ganadora del Premio Goldman

Puede interesarte

Nature’s Garden donó suplementos para sistema inmune de personal médico (Hospital IESS Ceibos)

La empresa ecuatoriana Nature’s Garden donó una importante cantidad de suplementos para el sistema inmune al personal médico del Hospital IESS CEIBOS, que se...

Ecuador sumó 4.892 nuevos contagios covid en últimas 24 horas (ya acumula 355.431 casos)

Ecuador sumó este jueves 4.892 nuevos contagios y acumula 355.431 desde que se inició la pandemia, además de agregar 83 muertos por covid-19 en...

Clínicas y hospitales privados abarrotados de pacientes con coronavirus en 6 provincias del país

Las clínicas y hospitales privados también están abarrotados de pacientes con coronavirus. Es la primera vez, en lo que va de la pandemia, que...

Vicente Taiano renunció a la ATM para liderar el proceso de vacunación en Guayaquil

Vicente Taiano presentó su renuncia al cargo de Gerente General de la Agencia de Tránsito y Movilidad. Sus esfuerzos se centrarán en atender las...

La ecuatoriana Nemonte Nenquimo, líder de la nacionalidad indígena waorani y ganadora este año del prestigioso Premio Goldman, dijo este martes que la lucha por el medioambiente debe ser de «todos» y no solo de los indígenas.

«Pido a todas las sociedades que estamos viviendo en este planeta que nos escuchen y que nos unamos para trabajar, con ustedes podemos hacer cambios. No esperen que esta lucha sea solo para los pueblos indígenas», afirmó en una rueda de prensa un día después de recibir el Premio Goldman, considerado el Nobel del medioambiente.

Nenquino hizo un llamamiento generalizado para proteger a la «tierra madre», porque «desde hace muchos siglos el mundo occidental está destruyendo y saqueando nuestros territorios».

«Todo lo que saquean hacen a sus países grandes, pero a nosotros nos dejan una vida para morir», consideró.

«Nosotros sabemos muy bien de cambio climático», afirmó al reprochar las consecuencias de la industrialización y el extractivismo, y llamar a las sociedades de todo el mundo a «cuidar» a los pueblos indígenas como protectores de la naturaleza.

E insistió en que «la lucha que hacemos no es solo para el pueblo waorani o los pueblos indígenas», es una lucha en la que «arriesgamos nuestra vida ante el Gobierno, ante el extractivismo, porque es una amenaza grande.»

El Premio Medioambiental Goldman 2020 (Goldman Environmental Prize) se entrega anualmente a defensores de la naturaleza y el medioambiente, y este año también lo recibieron Leydy Pech (México), Kristal Ambrose (Bahamas), Paul Sein Twa (Myanmar), Lucie Pinson (Francia) y Chibeze Ezekiel (Ghana).

De 35 años y presidenta de la organización waorani de la provincia de Pastaza Conconawep, Nenquino compareció con otros dos dirigentes de su misma nacionalidad por videconferencia.

Y dijo recibir el premio en nombre de la toda la comunidad y para la comunidad, en nombre de «los abuelos, los que están muertos y presentes», porque «ellos han sido los guerreros» de su territorio y los que lo han defendido a lo largo de los siglos.

«Seguiremos defendiendo nuestro territorio, porque sin territorio no existe vida, la selva nos da todo. Al igual que ustedes en las ciudades ven una farmacia, el mercado, la ferretería, lo mismo nosotros en nuestra Amazonía, (allí está) todo lo que nos es necesario».

Asentados en el oriente ecuatoriano, parte de sus comunidades viven en el parque nacional Yasuní, de las más biodiversas del planeta y, a la vez, ricas en petróleo en el país suramericano.

En junio de 2019, Nenquino encabezó una histórica acción judicial por la que consiguió frenar la concesión de una parte del territorio que consideran suyo a una petrolera, lo que le ha valido ser reconocida por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo y por la BBC como una de las 100 mujeres más inspiradoras.

El Premio Goldman va acompañado de una asistencia económica que la líder indígena piensa dedicar a la lucha de su pueblo, de «nuestra selva» que es «nuestra casa».

«Hemos vivido bien durante miles de años y ahora en el pueblo sentimos una amenaza grande porque el Gobierno y el capitalismo no está respetando, no está escuchando. Solo ven los recursos en nuestro territorio para saquearlos, ensuciando nuestra casa y talando nuestros bosques, quemando para cultivar», explicó.

«La tierra madre no espera que la salvemos, espera que la respetemos», concluyó. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -