30.9 C
Guayaquil
martes, mayo 11, 2021

Richard Carapaz, entre los mejores en La Vuelta a España

Puede interesarte

Caos y desorden en segundo día de suspensión de buses urbanos en Quito

Por segundo día consecutivo, las actividades del transporte urbano en Quito están paralizadas. El caos y desorden marcaron la jornada este martes 11 de...

Justicia reconoce a Byron Castillo como ecuatoriano

Mediante oficio se pudo conocer que el jugador del Barcelona SC, Byron Castillo, es reconocido como ecuatoriano. De esta manera se le pone fin...

Ecuador acumula 402,595 contagios covid-19 este martes 11 de mayo

Ecuador sumó este martes 535 nuevos casos de covid-19 y acumuló 402.595 positivos desde que empezó el registro de la pandemia en el país, ...

Delfín Quishpe se disculpó con Guillermo Lasso tras incidentes ocurridos en campaña

El alcalde de Guamote Delfín Quishpe, quien en la campaña de segunda vuelta impidió hasta con piedras que Guillermo Lasso ingrese a su cantón,...

Con la mirada puesta en la pared de La Cueña les Cabres, al 23,5 % de desnivel, en el alto de L’Angliru, los mejores de la 75 Vuelta a España, los que aspiran a hacerse con la ‘roja’ que ahora luce el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) han cruzado de la mano la meta en la subida a La Farrapona dentro del Parque Natural de Somiedo.

Roglic no se vio inquietado por nadie camino de los lagos de Somiedo y llegó junto a tres de sus principales rivales, el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos Grenadiers), con el que está empatado a tiempo, el irlandés Dan Martin (Israel) y el español Enric Mas (Movistar) y a siete segundos el británico Hugh Carthy (Education First).

Ellos son los cinco primeros de la clasificación general, con Martin y Carthy a menos de un minuto del ex saltador de esquí y la locomotora de Carchí, y por detrás el mallorquín Mas a menos de dos minutos.

Al quinteto está prácticamente incorporado el catalán Marc Soler, segundo en esta jornada, pero ya a 2.44 de los líderes, mientras que el resto están ubicados más allá de los tres minutos y medio.

Carapaz y Roglic están empatados a tiempos tras la polémica decisión del Jurado Técnico en la llegada del día anterior que desplazó al de Carchí del liderato y que incluso ha coleado al comienzo de esta undécima etapa con un casi plante por parte del keniano de origen británico Chris Froome (Ineos Grenadiers).

Antes de llegar este domingo a L’Angliru, los 4.800 metros de desnivel acumulado que debían superar hoy los ciclistas eran esperados con ansiedad por todos, aficionados y competidores, que desde que arrancó la carrera en Irún anticipaban que este fin de semana iba a ser «decisivo».

El primer envite en las cimas asturianas, en un día que arrancó a una velocidad de locos que luego se fue moderando conforme se ascendían los primeras Colladona, Cobertoria y San Lorenzo antes de La Farrapona, se cerró con unas tablas ajedrecísticas que no dejó satisfecho a nadie, a ala espera de si la factura en forma de crisis se cobra este domingo.

A pesar de ese aparente pacto de no agresión entre los mejores, el primer periplo astur lo que sí que desveló fue más de una debilidad y la fortaleza como equipo de Jumbo Visma.

La formación holandesa dejó patente sobre el asfalto que además de contar con líder sólido, que también lo parecía en el Tour de Francia y se vio descabalgado del maillot amarillo el penúltimo día, en sus filas la mayoría de sus componentes son los que más lejos pueden acompañar al esloveno.

Hasta cuatro hombres tenía Roglic cubriéndole las espaldas en los kilómetros finales de una etapa durísima. El danés Jonas Vingegaard, como hombre más débil, junto a contrastados vueltómanos como el holandés Robert Gesink, y el neozelandés George Bennett y el estadounidense Sepp Kuss, esto dos últimos entre los veinte primeros de la general.

La guardia pretoriana del esloveno contrastaba irremediablemente con la soledad de Carapaz, que en buena parte de la ascensión de La Farrapona tuvo que buscarse las habichuelas por su cuenta.

El rival del ecuatoriano fue en el seno del grupo todo lo tranquilo que quiso su equipo que fuese, mientras que la locomotora de Carchí no tenía a nadie a su disposición para intentar aumentar la velocidad de crucero y tratar de lanzar un ataque contra su adversario. Si tenía algún recurso más para asaltar y recuperar la ‘roja’ quedará para el estudio de los datos que hará su equipo al final de la etapa.

Lo que está claro es que si quiere derrotar a Roglic, el ecuatoriano deberá buscarse aliados para las próximas jornadas o fiarlo todo a lo que pueda acontecer en el alto de la Covatilla el penúltimo día.

El todopoderoso Ineos Grenadiers en esta Vuelta solo da la sensación de tener a un líder pero no le alcanza para contar con la potencia necesaria para controlar una gran carrera por etapas como ha hecho antaño, sobre todo en el Tour. 

- Advertisement -
- Advertisement -