26 C
Guayaquil
miércoles, abril 14, 2021

Dos ciudadanos fueron sentenciados a 17 años de prisión por transporte de drogas

Puede interesarte

Encuentran sin vida a doctora reportada como desaparecida en Guayaquil

La tarde de este martes fue encontrada sin vida a doctora Tatiana Calderón Pilligua, quien fue reportada como desaparecida a primeras horas del día....

Ya no se registran filas para sacar pasaporte en Guayaquil

Ya no se registran columnas a la espera del trámite de pasaporte, dice Andrés Fantoni, coordinador Zonal 8 del Registro Civil. El comunicado llego tras...

Equipos de Moreno y Lasso tratarán transición de gobierno la próxima semana (vacunación es prioridad)

Los equipos de transición de Gobierno del mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, y del presidente electo, Guillermo Lasso, tienen previsto reunirse la próxima semana para...

Correa dispuesto a trabajar en conjunto con Guillermo Lasso

El expresidente de Ecuador Rafael Correa reconoció este martes que "siempre fue muy difícil" ganar las elecciones en Ecuador y reiteró sus felicitaciones al...

Dos ciudadanos fueron sentenciados a cumplir una pena privativa de libertad agravada de diecisiete años y cuatro meses, como autores del delito de transporte de drogas en gran escala.

El Tribunal de Garantías Penales anunció el fallo condenatorio, la tarde del 7 de octubre de 2020, sobre la base de las pruebas presentadas –en audiencia de juzgamiento– por el fiscal Christian Fierro, de la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada, Transnacional e Internacional (Fedoti) de Pichincha.

El colombiano francisco Heriberto T. M. y el ecuatoriano Carlos Alberto O. F. llevaban 31,8 kilos (31.815 gramos) de marihuana en un taxi. Por fuentes reservadas, la Policía supo de este hecho.

Al detener el auto, sus ocupantes bajaron y corrieron. Pero no llegaron lejos cuando fueron aprehendidos en delito flagrante, puesto que –al requisar el auto– los agentes encontraron la carga ilegal en la cajuela. Sucedió el 14 de diciembre de 2019, en el barrio Carcelén, en el norte de Quito.

Esta teoría del caso expuesta por Fiscalía tuvo sustento testimonial de los agentes aprehensores, del servidor policial que verificó y pesó la sustancia y de quienes efectuaron el reconocimiento del lugar de los hechos.

Así como de la experta química, que determinó que se trataba de marihuana; del perito que realizó el reconocimiento de evidencias y las pruebas documentales, como el oficio emitido por la Secretaría de Drogas del Ministerio de Gobierno en el cual consta que los procesados no tenían autorización para transportar sustancias sujetas a fiscalización.

Se presentó, además, el acta de destrucción de la sustancia.

Con esta prueba, Fiscalía “acreditó la existencia del delito y la responsabilidad de las personas acusadas, por haber adecuado su conducta conforme el artículo 220, numeral 1, literal d, del Código Orgánico Integral Penal (COIP)”, manifestó el fiscal. La pena fue elevada en un tercio debido a la circunstancia agravante del artículo 47, numeral 5: cometer el delito entre dos o más personas.

- Advertisement -
- Advertisement -