26 C
Guayaquil
jueves, julio 29, 2021

Varias joyerías han quebrado en Chordeleg debido a la pandemia

Puede interesarte

En Argentina la justicia dictaminó prisión preventiva a hombre que mató a golpes a perro

En Argentina una jueza dictaminó prisión preventiva contra un hombre acusado de matar a golpes a un perro, la investigación confirmo que el animal...

40 años de cárcel por triple asesinato en Tosagua

El Tribunal de Garantías Penales del cantón Chone emitió su veredicto y sentenció a José Manuel C. C, (33) a cuarenta años de pena...

Joven de 16 años muere tras ser baleado en la cabeza por un policía durante una discusión en un partido de fútbol

La madrugada de este miércoles, un joven de 16 años perdió la vida después que un presunto policía del municipio mexicano de Ciudad Juárez,...

Científicos descubren una nueva partícula exótica en el Gran Colisionador de Hadrones

Los científicos participantes en la colaboración internacional para la búsqueda de los denominados quarks fondo (LHCb) en el Gran Colisionador de Hadrones de la...

Chordeleg en Azuay es un cantón de contrastes. En sus calles, el silencio se apodera, pero dentro de los talleres, el sonido del fuego a 890 grados permite fundir la plata y oro sobre una vasija.

Este es el primer paso para dar formar a preciosas joyas, que confeccionan los orfebres quienes están al borde de la quiebra por la pandemia.

Los jóvenes de este cantón han tomado la posta. En un segundo taller cuidando los detalles, toman la plata y la convierten en objetos artísticos listos para ser expuestos.

Tras la pandemia, no solo quedaron confinados, los locales permanecieron cerrados durante 5 meses dejando atrapados el arte, las joyas, las piedras, el esfuerzo de toda una población que supera los 11 mil habitantes.

Tras el fin del estado de excepción, los habitantes de Chordeleg pensaron de que se iba a reactivar el turismo, pero según la autoridad hay una reducción de al menos el 90% de los visitantes que venían a adquirir lo que confeccionaban los artesanos.

Aquí, la crisis económica se evidencia en las calles, que lucen vacías y sin turistas. Y debido a ello, al menos 20 joyerías cerraron para siempre sus puertas.

Esta es la prueba de fuego más dura que está atravesando su población que vive y se alimenta de los turistas. Aun así, los artesanos de Chordeleg buscan la forma de reactivarse para que el cantón siga siendo reconocido como «ciudad creativa en artesanía y arte popular».

- Advertisement -
- Advertisement -