22.1 C
Guayaquil
martes, julio 27, 2021

Nueva York permite a los restaurantes servir en terraza indefinidamente

Puede interesarte

Presidente de Cuba agradece a Rusia el envío de ayuda humanitaria para enfrentar la crisis sanitaria

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, agradeció a Rusia el envío de ayuda humanitaria y "una respuesta solidaria" ante la crisis provocada por la pandemia de...

Rusia bota esta semana su cuarto submarino nuclear de ataque de la clase Yasen

El submarino nuclear Krasnoyarsk del proyecto 885 Yasen-M se botará el 30 de julio en los astilleros Sevmach de la norteña ciudad de Severodvinsk, según el...

Gobierno de Argentina declara la emergencia hídrica por el histórico descenso del río Paraná

El Gobierno de Argentina formalizó este lunes la declaración del "Estado de Emergencia Hídrica" por 180 días en la región de la cuenca del...

Dos vacunados se contagian con las variantes Gamma y Delta en Ecuador

Debido a la alta transmisibilidad de las nuevas variantes de coronavirus registradas en el país y especialmente en Guayaquil, es probable que los casos...

Los restaurantes de la ciudad de Nueva York, que llevan todo el verano sirviendo a sus clientes en terrazas exteriores instaladas en las aceras y calzadas, una novedad para esta gran urbe, podrán seguir haciéndolo todo el año y de manera permanente, anunció este viernes el alcalde, Bill de Blasio.

Más de 10.000 establecimientos se han apuntado desde junio a esta iniciativa que ha salvado unos 90.000 empleos, de acuerdo con la alcaldía, y que ha cambiado la imagen de las calles neoyorquinas con decoraciones de carpintería, luces y plantas para hacer más agradable la estancia de los comensales en las bulliciosas calles.

A partir del 30 de septiembre los restaurantes pueden servir en el interior a un 25 % de la capacidad habitual, lo que ha generado críticas sobre su rentabilidad de cara a la época invernal y las bajas temperaturas, teniendo en cuenta el fin de la iniciativa de terrazas, «Open Restaurants», que inicialmente expiraba el 31 de octubre.

«Open Restaurants ha sido un experimento grande y brillante que ha apoyado un sector vital y cambiado la imagen del espacio público. Y ha funcionado. Mientras empezamos una recuperación de largo plazo, estamos orgullosos de ampliar y expandir este esfuerzo para que Nueva York siga siendo la ciudad más vibrante del mundo. Es momento para una nueva tradición», dijo el alcalde en una nota.

Las autoridades de la Gran Manzana permitirán a los restaurantes añadir mesas a principios de octubre frente a las propiedades adyacentes siempre y cuando sus dueños estén de acuerdo, se especifique un periodo de tiempo y se comprometan a no cobrar por ello, previa firma de un documento formal.

Asimismo, podrán incorporar estufas eléctricas en las aceras y calzadas y, en algunos casos, calentadores de propano y gas natural, además de «cerramientos» tipo tienda de campaña para que los comensales no pasen frío a los que se aplicarán normas de ventilación y capacidad para evitar la propagación de la COVID-19.

Varias asociaciones de empresarios del sector han dado el visto bueno a esta acción tras reivindicaciones para que se pudieran mantener las terrazas el resto del año y no solo en verano, aunque muchos negocios reclaman una mayor capacidad para dar servicio en los interiores y el próximo lunes hay una protesta programada.

Nueva York, que fue el foco mundial de la pandemia y ha perdido más de 30.000 vidas, ha tenido una reapertura más lenta que el resto del estado debido a su gran población y recientemente ha permitido la vuelta a los gimnasios y museos, con baja capacidad y medidas de higiene.

Estados Unidos registra casi 7 millones de casos confirmados de coronavirus y más de 203.000 muertes, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33.095, más que en Perú, Francia o España. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto más de 23.000 personas. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -