22.6 C
Guayaquil
viernes, abril 16, 2021

Ecuador obtiene un préstamo de 40 millones del Banco mundial para financiar emprendimientos

Puede interesarte

Nature’s Garden donó suplementos para sistema inmune de personal médico (Hospital IESS Ceibos)

La empresa ecuatoriana Nature’s Garden donó una importante cantidad de suplementos para el sistema inmune al personal médico del Hospital IESS CEIBOS, que se...

Ecuador sumó 4.892 nuevos contagios covid en últimas 24 horas (ya acumula 355.431 casos)

Ecuador sumó este jueves 4.892 nuevos contagios y acumula 355.431 desde que se inició la pandemia, además de agregar 83 muertos por covid-19 en...

Clínicas y hospitales privados abarrotados de pacientes con coronavirus en 6 provincias del país

Las clínicas y hospitales privados también están abarrotados de pacientes con coronavirus. Es la primera vez, en lo que va de la pandemia, que...

Vicente Taiano renunció a la ATM para liderar el proceso de vacunación en Guayaquil

Vicente Taiano presentó su renuncia al cargo de Gerente General de la Agencia de Tránsito y Movilidad. Sus esfuerzos se centrarán en atender las...

El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó hoy un préstamo por US$40 millones para Ecuador en el marco de un proyecto dirigido a mejorar las condiciones de vida, contribuir a la recuperación tras la crisis por la pandemia de Covid-19 y abordar las barreras que impiden el acceso a la educación y al empleo a los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios del país.

A través de este nuevo proyecto de inversión se espera apoyar a un millón de personas en 15 territorios que cubren aproximadamente 300 parroquias que fueron priorizadas por sus indicadores de vulnerabilidad. Se contribuirá para que estas poblaciones cuenten con mayores oportunidades educativas y económicas, así como una respuesta a la emergencia de la Covid-19 que incorpore el reconocimiento y respeto a su visión y prioridades de desarrollo.

La Constitución del Ecuador reconoce el carácter pluricultural y multicultural de su población. De acuerdo con el último censo nacional (2010), más de tres millones de ecuatorianos se autoidentificaron como pertenecientes a pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios; es decir, el 21 por ciento de la población. De este grupo, el 7 por ciento se autoidentificó como indígena; el 7,2 por ciento, como afroecuatoriano, y 7,4 por ciento, como montubio.

“Fortalecer las economías comunitarias, implica reconocer el derecho de los pueblos y nacionalidades a ejercer sus prácticas comunitarias que contribuyan al cierre de las brechas de desigualdad y pobreza. A consolidar su economía como sustancial en el crecimiento conjunto y corresponsable del país”, señaló Cecilia Chacón, secretaria de Derechos Humanos del Ecuador.

Los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios han tenido acceso limitado a programas de desarrollo social y económico. Esto ha provocado el deterioro de sus condiciones de vida, lo cual se evidencia en problemas como la desnutrición crónica, que afecta mucho más a este grupo poblacional. A esto se suman otros problemas, como el acceso limitado a innovaciones tecnológicas y a financiamiento; a los mercados y compradores, lo que genera importantes pérdidas de ingresos que se quedan con los intermediarios. Por otro lado, la escasez de factores críticos de producción, incluidas las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y la falta de acceso al agua y los recursos naturales son también desafíos importantes que enfrenta esta población.

“Este proyecto ha sido diseñado por los representantes de las comunidades y autoridades, y las prioridades de inversión se han definido directamente con ellos”, manifestó Marianne Fay, directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. “En Ecuador aún subsiste un problema de desigualdad que afecta especialmente a este importante grupo de la población, que en su mayoría vive en condiciones de pobreza. Por ello se espera que este proyecto no solo favorezca la inclusión económica sino también la social”, agregó.

A través del proyecto se podrán apoyar iniciativas de desarrollo productivo, inclusión financiera con equidad de género, mejoramiento de las oportunidades de acceso a la educación superior y al mercado laboral, atención en salud, y capacitación en protocolos para la prevención de la violencia de género e infantil.

El préstamo es de margen fijo, reembolsable en 28 años y cuenta con un período de gracia de 11 años.

La Constitución del Ecuador reconoce el carácter pluricultural y multicultural de su población. De acuerdo con el último censo nacional (2010), más de tres millones de ecuatorianos se autoidentificaron como pertenecientes a pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios; es decir, el 21 por ciento de la población. De este grupo, el 7 por ciento se autoidentificó como indígena; el 7,2 por ciento, como afroecuatoriano, y 7,4 por ciento, como montubio.

“Fortalecer las economías comunitarias, implica reconocer el derecho de los pueblos y nacionalidades a ejercer sus prácticas comunitarias que contribuyan al cierre de las brechas de desigualdad y pobreza. A consolidar su economía como sustancial en el crecimiento conjunto y corresponsable del país”, señaló Cecilia Chacón, secretaria de Derechos Humanos del Ecuador.

Los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios han tenido acceso limitado a programas de desarrollo social y económico. Esto ha provocado el deterioro de sus condiciones de vida, lo cual se evidencia en problemas como la desnutrición crónica, que afecta mucho más a este grupo poblacional. A esto se suman otros problemas, como el acceso limitado a innovaciones tecnológicas y a financiamiento; a los mercados y compradores, lo que genera importantes pérdidas de ingresos que se quedan con los intermediarios. Por otro lado, la escasez de factores críticos de producción, incluidas las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y la falta de acceso al agua y los recursos naturales son también desafíos importantes que enfrenta esta población.

“Este proyecto ha sido diseñado por los representantes de las comunidades y autoridades, y las prioridades de inversión se han definido directamente con ellos”, manifestó Marianne Fay, directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. “En Ecuador aún subsiste un problema de desigualdad que afecta especialmente a este importante grupo de la población, que en su mayoría vive en condiciones de pobreza. Por ello se espera que este proyecto no solo favorezca la inclusión económica sino también la social”, agregó.

A través del proyecto se podrán apoyar iniciativas de desarrollo productivo, inclusión financiera con equidad de género, mejoramiento de las oportunidades de acceso a la educación superior y al mercado laboral, atención en salud, y capacitación en protocolos para la prevención de la violencia de género e infantil.

El préstamo es de margen fijo, reembolsable en 28 años y cuenta con un período de gracia de 11 años.

- Advertisement -
- Advertisement -