29.4 C
Guayaquil
sábado, enero 16, 2021

La Mama Negra: un rito mercedario que ahora encara al coronavirus

Puede interesarte

COVID-19: más de 2 millones de muertes se registran en el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó hoy 14.718 muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas a nivel global, con lo que...

Ecuador sumó casi 4.000 contagios covid-19 en las últimas 24 horas

Ecuador llegó este sábado a 230.808 casos positivos acumulados, con 3.942 contagios registrados en el reporte de las últimas 24 horas, mientras que los...

Coronavirus: 9.711 muertos y 230.808 contagios confirmados en Ecuador

Para este sábado 16 de enero se reporta un total de 9.711 muertos y 230.808 contagios confirmados por coronavirus a escala nacional, según fuentes...

Ecuador ha registrado unos 90 sismos desde el 8 de enero pasado

Unos noventa sismos se han registrado frente a las costas de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas desde el pasado 8 de enero, informó este...

El tradicional festejo de la Mama Negra, un particular rito mercedario en la ciudad de Latacunga, en el centro andino de Ecuador, se celebró este jueves con total discreción, pero con un clamor fervoroso para que la Virgen ahuyente al coronavirus y sus secuelas de muerte.

La celebración, que se considera única en el mundo, contó hoy con la participación de apenas medio centenar de personas que desfilaron muy temprano, sin aglomeraciones y con medidas de protección sanitaria para evitar el contagio por COVID-19.

La Mama Negra, representada en esta oportunidad por el ciudadano Luis Chacón, desfiló por algunas calles de Latacunga, una ciudad dominada por el majestuoso volcán Cotopaxi, que da nombre también a la provincia.

Este personaje, explicó Chacón a Efe, es «un hombre vestido de mujer» que lleva una careta negra y que representa, seguramente, la época en la que los esclavos negros africanos traídos en la conquista, lucharon por su libertad y se hermanaron con la resistencia de los indígenas nativos.

CREENCIAS DE LA FIESTA

Esta celebración se prepara desde mayo, pero la pandemia ha trastocado los planes tradicionales y ha obligado a reducir el festejo a una fugaz representación, añadió.

Con esta corta demostración del fervor religioso -dijo-, se ha pedido a la virgen de La Merced que «nos proteja del coronavirus», como ya amparó a la población hace unos 120 años durante una de las erupciones del Cotopaxi.

Según una de las leyendas sobre el festejo, la virgen mercedaria libró a los vecinos de Latacunga de los torrentes de lava, lodo y rocas que emanaron del coloso durante una de sus erupciones, por lo que la población decidió celebrar el milagro.

Otra de las leyendas apunta a que fueron negros esclavos de la región los que decidieron participar en los festejos religiosos de los indígenas y representaron a la Mama Negra, como una expresión del sincretismo cultural.

Sin embargo, la creencia de que la virgen de La Merced es la protectora de la ciudad es la más popular y la que da sustento a la celebración que se realiza en dos ocasiones, la primera el 24 de septiembre y la segunda el 11 de noviembre, fecha en que también se conmemora la independencia colonial de Latacunga.

Chacón comentó que, en festejos de años anteriores, «la magia» de la celebración provocaba que la gente se aglomerase y compartiera el ímpetu de la procesión durante horas.

Ahora se combinó «la fe y el cuidado», agregó al recordar que La virgen de La Merced es una patrona que ha protegido a Latacunga en muchas ocasiones y que, quizá por ello, entre los vecinos que organizan la comparsa no se han producido muertes por coronavirus.

«Hay una gran fe a la virgen», apuntó Chacón al precisar que son más de 400 familias de Latacunga las que están involucradas en la organización del festejo.

RECORRIDO DISCRETO

Sin embargo, en esta ocasión ha sido discreta y por ello no se hizo una convocatoria pública, como en otros años.

El recorrido de este jueves se realizó en el barrio de La Merced, que también fue a una zona conocida como El Calvario, donde se erige un monumento a la Virgen.

En el desfile se han observado a los personajes principales acompañados por las bandas de pueblo que han puesto la nota melódica de la celebración.

La Mama Negra, el Capitán, el Rey Moro, el Ángel de la estrella, el Abanderado y el Embajador fueron los personajes que desfilaron en la romería, que incluyó una misa en la Iglesia de La Merced, todo bajo medidas de seguridad como mascarillas y distanciamiento físico.

El año pasado, en la romería participaron unas 6.500 personas, según Chacón, aunque la cifra de involucrados fácilmente superó las 20.000 por los visitantes que suelen llegar desde todo el territorio nacional y del extranjero.

Pese a la discreción, algunos vecinos de Latacunga se sumaron desde lejos a la celebración y por momentos se acercaron para demostrar su devoción y pedir a la virgen que los proteja del «bicho» del coronavirus. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -