23 C
Guayaquil
viernes, octubre 22, 2021

Presidentes de Estados Unidos y China protagonizan cruce de palabras en sus discursos virtuales en la ONU

Puede interesarte

Decomisan armas y artículos ilegales en el marco del esta de excepción

Fuerzas Armadas en cumplimiento al estado de excepción dispuesto mediante Decreto Ejecutivo 224, realizó operaciones de control de armas, municiones y explosivos, en coordinación...

Lasso ratifica que no asistirá a la Comisión de Garantías Constitucionales que investiga Pandora Papers

El presidente de la República, Guillermo Lasso ratifica que no irá a la comisión legislativa de Garantías Constitucionales para explicar el caso Pandora Papers. A...

Lasso ratifica la importancia de la Ley Creando Oportunidades para fomentar el empleo

Desde el parque de La Madre -en el sector de Solanda, al sur de la capital- el Primer Mandatario participó de un encuentro con...

Corte Constitucional pide a la Fiscalía que investigue financiamiento de Alianza PAIS por posible concusión

La Corte Constitucional (CC) pidió a la Fiscalía que inicie una investigación por una denuncia presentada por el Consejo de Participación Ciudadana y Control...

El secretario de la ONU, Antonio Guterres le preocupa una nueva guerra fría con el incremento de tensiones entre ambas naciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el de China, Xi Jinping, endurecieron este martes su choque en una Asamblea General de la ONU muy marcada por la pandemia del coronavirus y la creciente tensión entre los dos grandes poderes económicos del mundo.

Con los líderes internacionales interviniendo a través de videos pregrabados, a la jornada inaugural de esta Asamblea General le faltó el dramatismo de los discursos en directo y del cara a cara, pero no los cruces de acusaciones entre potencias.

Trump, en un escueto mensaje de apenas siete minutos, fue directamente a por Pekín, a quien responsabilizó por la aparición del virus y por permitir que se extendiese por todo el planeta.

«Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos», dijo el mandatario estadounidense, que insistió en refererirse a la COVID-19 como «el virus de China».

Xi, consciente de por dónde iba a ir el mensaje de Trump, usó el suyo para dejar claro que el coronavirus es un problema de todos y que ahora lo fundamental es la cooperación para salir adelante.

«Cualquier intento de politización o estigmatización con este asunto debe rechazarse», recalcó el líder chino, que tendió la mano al mundo -sobre todo a los países vulnerables- para trabajar juntos.

Así, Xi prometió que las posibles vacunas que China está desarrollando, con varias en la última fase de ensayos, serán consideradas un «bien público global» y se distribuirán de forma prioritaria a países en desarrollo.

«UNA NUEVA GUERRA FRÍA»

Aunque la pandemia la ha disparado, la tensión entre el Gobierno de Trump y el chino viene de lejos y se hace notar en muchos frentes, incluidos el geopolítico, el económico y el medioambiental.

Se trata de una fractura que, a juicio del Secretario de la ONU Antonio Guterres, va en «una dirección muy peligrosa» y plantea el riesgo de «una nueva Guerra Fría», con dos grandes esferas lideradas respectivamente por Washington y Pekín y con sus propias normas de comercio y financieras, su internet y sus capacidades de inteligencia artificial.

«Una brecha tecnológica y económica plantea el riesgo de convertirse inevitablemente en una brecha geoestratégica y militar. Debemos evitar esto a toda costa», subrayó el jefe de Naciones Unidas.

Trump, sin embargo, reivindicó el poderío económico y militar estadounidense y su «destino como pacificador» del mundo, haciendo valer sus recientes mediaciones en Oriente Medio o Afganistán, pero siempre desde una posición «de fuerza».

Del otro lado, Xi recalcó que su país no va a mantener ningún tipo de guerra, «ni fría ni caliente», y nunca buscará la «hegemonía», sino la cooperación y el multilateralismo.

Aprovechando la aversión de Trump por los organismos internacionales, Pekín ha reforzado en los últimos años su apuesta exterior y, según muchos analistas, está ganando influencia en la ONU y en otros foros.

Xi mantuvo hoy esa línea, prometiendo más dinero para fondos multilaterales, atacando el proteccionismo estadounidense y comprometiéndose a hacer más contra el cambio climático.

- Advertisement -
- Advertisement -