25 C
Guayaquil
lunes, abril 19, 2021

Testigo implica a EEUU en la expulsión de Assange de la embajada de Ecuador

Puede interesarte

COE Nacional descartó confinamiento total tras rumores surgidos en las últimas horas

A través de un comunicado, el COE Nacional descartó que se analice un confinamiento total tras los rumores surgidos en las últimas horas. Aunque aclararon...

Buses urbanos en Guayaquil trabajarán con normalidad este lunes 19 de abril

La Federación de Transportadores Urbanos del Guayas no se sumará al paro convocado por la Federación Interprovincial e Intraprovincial. "En la actualidad nos encontramos trabajando...

Ecuador registró 2.389 nuevos casos de COVID-19 este domingo

Ecuador sumó este domingo 2.389 nuevos contagios de covid-19 y acumula 360.546 desde que se inició la pandemia, además de agregar 62 decesos en...

Directora Municipal de Cultura de Guayaquil fue removida de su cargo tras cuestionamientos de autores en el proyecto «Letras Vivas»

La Alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, decidió remover a la directora de Cultura del Municipio, María José Félix, así como mejorar el enfoque y...

La periodista estadounidense Cassandra Fairbanks dijo este lunes a un tribunal británico que el Gobierno del presidente Donald Trump pudo haber negociado la expulsión en abril de 2019 del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, de la embajada de Ecuador en Londres.

Fairbanks testificó por escrito ante el tribunal penal londinense de Old Bailey por parte de la defensa del australiano, cuya entrega reclama Estados Unidos por 18 delitos de espionaje e intrusión informática penados allí con hasta 175 años de cárcel.

En su declaración jurada, la reportera de «Gateway Pundit», que se declaró simpatizante de Trump pero comprometida con la libertad de prensa, explicó que ella recibía los mensajes de un grupo (chat) donde había personas cercanas al líder republicano, como su embajador en Alemania, Richard Grenell, y el asesor de este Arthur Schwartz, también colaborador de Donald Trump Jr.

Según precisó en su mensaje al tribunal, Schwartz le dijo ya en octubre de 2018 que el Gobierno de EE.UU. «entraría en la embajada (ecuatoriana en Londres) a detener» a Julian Assange, dando a entender que les «dejarían hacerlo».

Esta misma fuente le contó que habría sido Grenell, «cumpliendo órdenes directas del presidente», quien habría negociado un pacto con el Gobierno de Quito, que después retiró el asilo político al «hacker» y permitió su arresto, el 11 de abril de 2019, por la Policía de Londres.

Poco después, Washington le imputó los cargos y pidió su extradición.

Fairbanks añadió que cree que fue espiada cuando en enero y marzo de 2019 fue a visitar a Assange para advertirle de la trama para sacarle de la legación diplomática, donde se refugió en 2012 precisamente para escapar de una posible entrega a EE.UU.

El fiscal Joel Smith, en representación de la Justicia estadounidense, rechazó el testimonio de la periodista y señaló que no podía saber si lo que Schwartz le decía «era la verdad», si bien descartó interrogarla.

En las próximas audiencias de este juicio, que se prevé que acabe en octubre, declararán varios expertos médicos, tanto de la defensa como de la acusación.

Estados Unidos reclama a Assange para juzgarle por haber conspirado presuntamente con el exsoldado estadounidense Bradley Manning (ahora Chelsea Manning) en 2010 y con otros «hackers» entre 2007 y 2015 para obtener y publicar ilegalmente información secreta en su portal.

En esta segunda fase de su proceso, que se pospuso en mayo, la defensa llama a declarar a testigos para sustentar su tesis de que las acusaciones de Washington tienen motivaciones políticas, aunque la fiscalía mantiene que se trata de actos criminales. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -