24 C
Guayaquil
jueves, abril 15, 2021

El rol fundamental del empresario y su responsabilidad con la sociedad Por: Vicente Wong

Puede interesarte

Perú declara emergencia fitosanitaria por presencia de Fusarium Raza 4

Tras confirmarse la presencia de la plaga Fusarium oxysporum f. sp. cubense Raza 4 Tropical en un predio de Sullana, Piura, el Servicio Nacional...

Ecuador activa protocolos ante posible presencia de fusarium raza 4 en Perú

Tras conocer que el Servicio Nacional de Sanidad Agraria de Perú dispuso la alerta fitosanitaria en todo el país después de detectar la sospecha...

Productores bananeros piden modelo de responsabilidad compartida a la Unión Europea

Los productores agrícolas exigen a la Unión Europea un mecanismo de responsabilidad compartida. Ante el aumento de los costes derivados de las certificaciones privadas,...

Ampliación de observatorio bananero de AEBE permite seguir actividad comercial de la industria

En un mercado en el que se necesita innovación constante, la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), por medio de su director...

Son muchos los problemas que afronta nuestra sociedad ecuatoriana, la pobreza, la desigualdad, la inseguridad, la discriminación, la falta de educación, etc. Muchos de estos problemas deberían ser afrontados con responsabilidad por el sector público, sin embargo, hemos visto en el tiempo que este ha sido incapaz de poder resolverlos y por el contrario se han agravado. Es por ello que debemos de preguntarnos como sector empresarial, ¿cuánto más podemos contribuir desde nuestro rol y con nuestros programas de responsabilidad social ante esta cruda realidad de nuestra sociedad?

El sector empresarial es un motor capaz de generar desarrollo y bienestar en las sociedades. Su contribución tiene distintos niveles e impactos. Para empezar, las empresas proveen la solución a un problema o necesidad por medio de los productos o servicios que ofrecen: alimentos; medicinas; tecnología; construcción; en fin, un sin número de productos y servicios que los seres humanos necesitamos en nuestra cotidianidad y que contribuyen a generar bienestar y una mejor calidad de vida. Detrás de ello existe una visión, como también un importante esfuerzo y liderazgo que lleva a una inversión en infraestructura e investigación, desarrollo del talento humano, innovación y capital de trabajo.

Así mismo, para que eso sea posible se necesita de un equipo de personas dedicadas, que unan sus talentos y habilidades para que todo el proceso productivo funcione. El equipo tiene un propósito, y el trabajo bien realizado tiene sus recompensas. Los clientes se muestran satisfechos; la demanda crece; la empresa, junto con sus trabajadores, también crecen; y ese impacto genera un circulo virtuoso que desarrolla a la sociedad.

En mi experiencia de emprendedor en el sector agroindustrial por décadas, he podido ser testigo del efecto multiplicador que se logra cuando existe disciplina, compromiso, organización y una visión responsable del desarrollo. En sus inicios, Reybanpac empleaba a 30 trabajadores que solo exportaban nuestro banano ecuatoriano a mercados emergentes. Hoy, somos más de 6.300 colaboradores en toda la cadena integrada de valor que controlamos, compartiendo con orgullo el mejor banano del mundo demandado en cinco continentes. El mayor éxito de nuestro proyecto empresarial es que seamos uno de los principales generadores de empleo formal en el Ecuador, con impacto directo a miles de familias en zonas rurales.

A nivel de la cadena de valor, toda empresa influye en su dinamismo y en el sostenimiento de otros negocios, que a su vez también generan prosperidad. La industria bananera ecuatoriana es soporte en gran medida de los eslabones de su cadena: insumos agrícolas, industria cartonera, transporte, logística naviera, industria plástica y de otros pequeños negocios familiares. En Reybanpac, valoramos y cuidamos la relación con nuestros proveedores, a quienes vemos como aliados estratégicos. Por ello, fomentamos vínculos comerciales duraderos, basados en la transparencia y la confianza. Esto se ha convertido en una de las fortalezas de nuestra compañía, lo cual se evidenció aún más ante los desafíos de la actual pandemia.

El efecto macroeconómico es innegable. Solo el sector bananero en el Ecuador genera divisas anuales de que superan los 3 mil millones de dólares y contribuciones a las arcas del Estado por cientos de millones de dólares. Además, sostiene 250,000 plazas de trabajo directas y más de un millón de plazas de trabajo indirectas. Aquello sumado al impacto microeconómico e inclusivo en las comunidades rurales aledañas a las zonas de cultivo de la fruta. Por ello, es esencial que el sector bananero sea visto y tratado como sector estratégico de la economía por su capacidad de generación de riqueza y bienestar para la sociedad.

Desde luego, todo ejercicio empresarial debe ir de la mano de una verdadera responsabilidad social corporativa, para que su impacto tenga un efecto positivo y constructivo, desde una visión ética y sustentable. Ese es el compromiso que tenemos en Reybanpac. La responsabilidad, la excelencia y el respeto por el cumplimiento de las normas laborales, sociales y ambientales son valores que rigen nuestra operación. Pero que también nos han impulsado a tener un rol activo y solidario por medio de nuestra Fundación Wong, poniendo un especial énfasis en la educación, el desarrollo de las comunidades y la protección de la biodiversidad. De esa forma contribuimos, en la mayor medida posible, a atenuar las problemáticas que aquejan a nuestra sociedad.

Desde el mundo empresarial tenemos mucho para continuar aportando a la sociedad. Ya que alrededor de un negocio exitoso, prosperan también sus trabajadores, proveedores, comunidad y el país. Invito a todos los empresarios a que asumamos ese rol con convicción, responsabilidad y optimismo. Pongamos la creatividad a trabajar y sigamos generando desarrollo responsable para nuestro país.

Vicente Wong, CEO Reybanpac

- Advertisement -
- Advertisement -