24.8 C
Guayaquil
lunes, enero 18, 2021

Murió de cáncer la histórica jueza estadounidense Ruth Bader Ginsburg a los 87 años de edad

Puede interesarte

Prohibición de velatorios por casos relacionados al COVID-19 en Guayaquil

Las autoridades de Guayaquil como medida preventiva para evitar la propagación de casos COVID-19, ratificaron la prohibición de los velatorios de casos confirmados y...

Municipio de Guayaquil reduce entrega de tablets por Covid-19 (de 2.000 a 1.000 diarias)

El Municipio de Guayaquil informó que reducirá la entrega de tablets ante las medidas adoptadas para reforzar los cuidados de bioseguridad ante la pandemia...

Conozca la diferencia entre mutaciones, variantes y una cepa sobre el COVID-19

Con la confirmación en varios países que han registrado la variante del SARS-CoV-2 que ha causado estragos en Reino Unido, ha surgido también confusión...

Casi 500 policías son capacitados para detectar vacunas robadas o falsificadas

Con la llegada de las 86 mil dosis de la vacuna contra el Covid-19, aparecen amenazas, entre esas las vacunas robadas y hasta falsificadas. Es...

La jueza progresista del Tribunal Supremo de EE.UU. Ruth Bader Ginsburg murió a los 87 años de edad por «complicaciones» en el cáncer de páncreas que sufría, informó este viernes la corte en un comunicado.

El tribunal indicó que la magistrada «falleció esta noche rodeada de su familia en su casa de Washington, D.C.»

Ginsburg, que se convirtió en un ícono cultural por sus posturas progresistas -especialmente en materia de género- ocupó una de las nueve bancas de la Corte Suprema estadounidense por más de 27 años. Fue la segunda mujer en llegar a ocupar un puesto de esa jerarquía.

“Nuestra nación ha perdido una jurista de magnitud histórica. En la Corte Suprema perdimos una valiosa colega. Hoy estamos de luto, pero con la confianza de que generaciones futuras recordarán a Ruth Bader Ginsburg como la conocíamos – una incansable y resuelta defensora de la Justicia”, expresó el presidente del tribunal, el juez John Roberts.

Ginsburg había anunciado en julio que estaba atravesando sesiones de quimioterapia, en lo que era su quinta batalla contra el cáncer.

La jueza había resistido llamados de voces progresistas para dejar su banca durante la presidencia de Barack Obama, cuando el entonces presidente podría haber nombrado un sucesor que compartiera sus posturas, considerando que es el jefe de Estado quien tiene la potestad de nominar jueces en Estados Unidos.

No obstante, cuando Obama nominó en 2016 a Merrick Garland para ocupar la banca que el conservador Antonin Scalia dejó al morir, el Senado, controlado por el partido Republicano, bloqueó su iniciativa de manera tajante. La vacante fue finalmente llenada por Neil Gorsuch, nominado por Donald Trump después de asumir y con el apoyo del oficialismo.

- Advertisement -
- Advertisement -