23 C
Guayaquil
lunes, octubre 18, 2021

«Ecuatoriana Airlines» busca abrir un campo en el mercado local tras el desmantelamiento de TAME

Puede interesarte

Centro Municipal de Audición y Lenguaje retoma clases y terapias presenciales

El vicealcalde Josué Sánchez reinauguró las clases presenciales en el Centro de Apoyo Municipal de Audición y Lenguaje el pasado jueves 14 de octubre...

Los microplásticos amenazan la belleza de Galápagos

Galápagos, tesoro natural, patrimonio de la humanidad y una de la zonas de más alta biodiversidad del planeta, lucha contra diminutos y peligrosos invasores:...

Un terremoto en la isla de Bali mata a tres personas y hiere a siete

Tres personas murieron el sábado por un terremoto que sacudió a la isla indonesia de Bali, un popular destino turístico que justo se acababa...

Expertos recomiendanc de Moderna para adultos de 65 años y personas en riesgo

UN GRUPO de expertos recomendó este jueves una tercera dosis de la vacuna anticovid-19 de Moderna en Estados Unidos para determinadas poblaciones, la decisión...

En medio de la emergencia sanitaria de la COVID19, y de la severa crisis que ha ocasionado en el transporte aéreo, una nueva línea de bandera ecuatoriana ha iniciado los registros y certificaciones ante las autoridades nacionales competentes para operar en el mercado nacional.

El proyecto «Ecuatoriana Airlines» busca abrir un campo en el mercado local tras el desmantelamiento de TAME, que ha dejado desiertas frecuencias nacionales en las que ve rendimiento.

En su página de internet, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) informa que la solicitud la presentó este pasado lunes la empresa «Ecuatoriana Airlines Ecuador S.A».

«Solicitó al Consejo Nacional de Aviación Civil – CNAC el otorgamiento del Permiso de Operación para la prestación de servicio de transporte aéreo, público, doméstico, regular, de pasajeros, carga y correo de forma combinada, con fines comerciales», dice la nota.

El consejo debe revisar ahora que la aerolínea cumple con todos los requisitos establecidos para su posterior análisis por los miembros del organismo.

Domiciliada en Quito, la aerolínea en gestación ha fijado su base de operaciones en el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en la vecina localidad de Tababela, a unos 25 kilómetros de la capital.

Tras la aprobación del CNAC, la operadora deberá obtener el Certificado de Operador Aéreo (AOC) en la DGAC, lo que habilitaría sus operaciones en el mercado doméstico.

Según distintas fuentes, el proceso completo podría durar entre seis meses y un año.

La nueva compañía ha pedido autorización para abrir entre 2 y 21 frecuencias semanales de conexión entre una docena de ciudades ecuatorianas, entre ellas sus tres urbes más grandes -Quito, Guayaquil y Cuenca-, y también Esmeraldas, Lago Agrio, Tulcán y Coca, en el norte del país; Manta y Salinas en el oeste; Macas en el oriente amazónico; y Santa Rosa y Loja, en el sur.

La distancia máxima de vuelo en el Ecuador continental es de apenas una hora y cuarto de norte a sur, vuelos de corta distancia para los cuales la compañía piensa operar una flota de aviones entre los que se cuentan los populares AT-42, Airbus A-319 y 320, y Boeing 737, según medios especializados.

La solicitud no incluye por el momento vuelos a Galápagos, principal destino turístico del país y, por tanto, una de líneas mas rentables.

En el mercado doméstico ecuatoriano operan en este momento Latam Ecuador, Avianca y Aeroregional, aunque hasta hace unos meses también volaba la compañía nacional TAME, en proceso de desmantelamiento por el Gobierno -después de más de medio siglo de existencia- por las graves pérdidas que había acumulado.

La salida de TAME ha dejado más desconectadas a las ciudades periféricas, dado que la rentabilidad de esas frecuencias es mucho más baja. EFE

- Advertisement -
- Advertisement -