Hombre de 30 años habría manoseado a una adolescente en Guayaquil

Margarita (nombre protegido) “se armó de valor” para no dejar escapar al supuesto agresor sexual de su hija. El hombre presuntamente aprovechó que la puerta de la casa estaba abierta para ingresar hasta la habitación de una menor de edad y tocar sus partes íntimas.

Los gritos de la progenitora de la adolescente, de 13 años, alertaron a sus familiares y entre todos agarraron al sospechoso, quien luego fue entregado a la Policía. El supuesto abuso ocurrió a las 08:30 del lunes 9 de abril en una vivienda de la ciudadela Los Esteros, en el sur de Guayaquil.

Los alaridos de terror que provenían de la habitación de su hija alertaron a la madre de que algo malo ocurría. Apresurada corrió hacia el dormitorio, pero cuando se disponía a subir encontró a un hombre bajando las escaleras de su inmueble.

El acusado es un ciudadano de nacionalidad venezolana, quien fue identificado como Alexander Rivas Moreno, de 30 años.

En la denuncia puesta en la Fiscalía por la madre de la afectada se indica que la puerta de su hogar permanecía abierta porque estaban pintado la fachada y al momento en que el sospechoso ingresó ella se encontraba en la cocina preparando los alimentos.

Según Margarita, cuando encaró a su exinquilino para evitar que escapara, este le habría dicho “si quieres denúnciame”.

El artículo 170 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece que por tratarse de una víctima menor de edad, el detenido podría pagar una condena de 5 a 7 años de reclusión, en caso de ser encontrado culpable.

Tomado de Diario Extra 

POSTS POPULARES