Sanciones radicales para agentes metropolitanos

Ni vinculación en asaltos o en tráfico de drogas. El gran pecado de los uniformados que han sido separados de las filas de la Policía Metropolitana fue pedir o recibir coimas de los vendedores informales, informó el general Marco Cubero, director de ese departamento.

La semana pasada Diario Expreso publicó un reportaje titulado ‘El comercio informal en la urbe está prohibido a medias’, en el que la vendedora Carolina Toapanta, que tenía una parrilla de maduro cerca del Gobierno Zonal, confesó que un uniformado le cobraba dos o tres dólares a cambio de no retirarla del lugar. Inmediatamente después de que la nota vio la luz, Cubero inició una indagación en el sector.

La entidad intenta liberarse de este tipo de manchas. De 480 agentes, 324 han salido de esa dirección. Se trata del 67 % del personal, del que al menos el 60 % ha estado involucrado en casos de coimas. “Los otros despidos se originaron por faltas disciplinarias o atrasos”, explica el jefe de la dirección.

La renovación ha sido paulatina desde 2009 y se ha logrado a través de diez cursos de profesionalización, con instructores propios. Eso, asegura, ha mermado los incidentes entre informales y agentes. La disciplina en la entidad intenta ser inquebrantable. “Apenas hay indicios de una situación ilegal, se inicia una investigación y se elabora un informe que se envía a Recursos Humanos”.

El delito de cohecho es complicado de comprobar. La mayoría de personas no colabora con las pruebas. “Eso sí, nosotros no sancionamos. Solo informamos al departamento encargado. Bajo ningún concepto admitiremos a personas involucradas que hacen quedar mal la imagen de la entidad”.

La memoria colectiva recoge en las retinas vídeos virales de agresiones a vendedores. Desde las filas de la Policía Metropolitana pretenden también erradicar esas faltas.

“Ha habido excesos, hay que reconocerlo, pero luego de que estos son investigados no dudamos en tomar decisiones radicales”, apunta Cubero.

Su trabajo no consiste solo en eliminar a los malos elementos, también organiza capacitaciones sobre derechos humanos y trato al público.

“Esto, por supuesto, se evidencia estos últimos meses. No tenemos registros de denuncias de este tipo. Al contrario, los agentes son los agredidos…”, asegura.

Diario Expreso

POSTS POPULARES