Quito celebra el Día Internacional del Reciclaje

La capital ecuatoriana, Quito, celebra este jueves 17 de mayo, el Día Internacional del Reciclaje, instituido en 1994, en Texas, Estados Unidos, a fin de promover una mayor responsabilidad en los ciudadanos en el manejo adecuado de los desechos que dañan la naturaleza. El Municipio informó mediante un comunicado que en Quito se producen en promedio 2.000 toneladas al día de residuos domésticos e industriales no peligrosos, que van directamente al relleno sanitario “El Inga” e indicó que existen 452 puntos de acopio para 16 tipos de residuos. Con la celebración del Día Internacional del Reciclaje se busca concienciar a la ciudadanía del Distrito Metropolitano de Quito sobre la importancia de tratar los desechos y residuos de manera adecuada y, de esta manera, reducir la huella de contaminación.

El Municipio de Quito destacó la importancia de su programa “Quito a reciclar”, en vigor desde 2016, que tiene entre sus ejes de acción: la recuperación de residuos reciclables (netamente reusables), de los domésticos especiales y peligrosos, y la recuperación de residuos orgánicos en los mercados municipales de la ciudad. Además, para reforzar la tarea educativa y de comunicación hacia la ciudadanía en general, la Secretaría Metropolitana de Ambiente desarrolló una herramienta informática que facilita el acceso de los ciudadanos para participar en el programa “Quito a Reciclar”. Esa herramienta permite conocer la ubicación de los puntos de acopio existentes, más cercanos a los hogares u oficinas, explicó el Municipio.

Apuntó que la aplicación digital ofrece las direcciones, contactos y describe, también “cómo se debe entregar los residuos” y comparte con la ciudadanía algunos “tips ambientales”. Además, añadió que mediante el programa “Quito a Reciclar” se favorece a cerca de 200 familias de exmineros, hoy convertidos en gestores ambientales y que actualmente son los encargados de la recolección diaria de residuos reciclables, contando así con un ingreso económico fijo y una práctica fuera de peligro.

por Diario EL TELÉGRAFO