OXFAM reconoció haber estado involucrado en acusaciones de prostitución

Oxfam es uno de los grupos privados de los que más depende el gobierno británico para sus proyectos de desarrollo económico y humanitario. Es una de las organizaciones de la sociedad civil británicas más grandes, con 5000 empleados y 27.000 voluntarios.

Hace más de una década surgieron las primeras acusaciones de que trabajadores humanitarios de Oxfam habían contratado a prostitutas, pero el funcionario a cargo de esa misión pudo quedarse en el cargo y después fue designado a Haití, donde continuó el patrón. La organización reconoció este lunes lo sucedido y uno de los principales directivos presentó su renuncia.

Es poco probable que la salida de Penny Lawrence, la subdirectora ejecutiva de la agencia internacional, aminore el furor por las revelaciones sobre la conducta de los trabajadores humanitarios en esos países empobrecidos. Los líderes de Oxfam se reunieron el lunes con la ministra de Desarrollo Internacional del gobierno británico, que postuló la posibilidad de quitarle el financiamiento público a la organización.

“Hemos sido informados de que se comunicaron preocupaciones sobre la conducta de personal en Chad y en Haití, y que no actuamos de manera adecuada en respuesta”, dijo Lawrence en el comunicado en el que anunció su renuncia. “Ahora queda claro que esas acusaciones, sobre el uso de prostitutas y respecto a la conducta tanto del director en el país como de integrantes de su equipo en Chad, surgieron antes de que él se trasladara a Haití”.

“Como directora del programa en ese momento, me apena que esto haya sucedido bajo mi supervisión y asumo la responsabilidad”, dijo.

El 9 de febrero salió a la luz que los funcionarios de Oxfam encargados del trabajo de recuperación posterremoto en Haití en 2011 le pagaron por sexo a haitianas y que la organización se enteró, pero no lo hizo público. Luego salió también a la luz que había sucedido lo mismo en Chad en 2006 y que el mismo director, Roland van Hauwermeiren, estuvo a cargo de la misión en ambos países.

Priti Patel, exministra de Desarrollo Internacional, escribió en un artículo de opinión que el escándalo de Oxfam es apenas “la punta del iceberg” y que los funcionarios británicos encargados de repartir fondos de ayuda en todo el mundo no habían actuado en respuesta a esas denuncias de explotación sexual, incluso cuando involucraba a niños.

Fuente: The New York Times

POSTS POPULARES