Movimientos políticos apuntan a las elecciones seccionales de 2019

La política no espera. El calendario electoral para las elecciones seccionales puede darse por inaugurado esta semana, recién fenecido el limbo por las presidenciales, cuando los principales partidos del país inician discusiones exploratorias con miras al 2019.

La joya mayor en disputa: la Alcaldía de Guayaquil, la ciudad más poblada del país, retenida por el socialcristianismo durante más de dos décadas. El anuncio anticipado de Jaime Nebot de ceder la posta luego de 19 años en el cargo, abre la vía a una pugna política sin precedentes.

A la carrera anticipada ya se apuntan cinco formaciones con oportunidad probada: el PSC, la Alianza PAIS, CREO, FE y Centro Democrático.

No será fácil. Antes de la disputa general, la mayoría de partidos deberán enfrentar una medición de fuerzas internas. Todos, salvo Centro Democrático. El movimiento naranja liderado por el hoy prefecto del Guayas Jimmy Jairala no registra competencia interna para él, la única boca política que ha confirmado con voz propia su intención de correr por el sillón de Olmedo. “Más adelante tenemos la legítima aspiración, incluso en lo personal, de una alcaldía de Guayaquil”, confesó durante su primera comparecencia ante la prensa después de las elecciones generales.

Los socialcristianos mantienen dos nombres sin sorpresa en la lista de aspirantes con posibilidades: la excandidata presidencial Cynthia Viteri, a quien el partido intentará encargar el próximo mes, la presidencia nacional luego de que liderara el mejor resultado legislativo en 15 años; y la vicealcaldesa Doménica Tabacchi, considerada por muchos dentro una sucesora natural por su vinculación con las zonas de voto duro del PSC.

A su lado, los chicos nuevos del barrio. El resultado electoral de las generales es leído por la cúpula de CREO, que sostuvo reuniones sobre el tema esta semana según conoció este Diario, como la consolidación de “un electorado propio”. Ante ese escenario, dos perfiles se han proyectado anticipadamente a la contienda por diversas fuentes consultadas: el presidente nacional César Monge, encargado de la estructura territorial, y el líder empresarial Pablo Arosemena, apalancado en la opinión pública por sus propuestas al frente de la Cámara de Comercio de la ciudad.

En la orilla contraria, aún sin nombres esbozados se mantiene PAIS, fuerza política trascendental en la ciudad, que ha buscado fallidamente la alcaldía en las dos últimas contiendas. Al frente -hoy en la Asamblea- se mantienen los dos cuadros con más menciones en el interior del movimiento: la exaspirante al puesto, Viviana Bonilla, y la líder provincial Marcela Aguiñaga, crítica permanente de la administración de Nebot.

En clave de espera se mantiene aún FE, cuyo líder Dalo Bucaram no ha resuelto el dilema al que lo arrojaron las urnas en febrero: esperar al 2021 o ganar terreno en 2019, con el riesgo que asoma de una contienda a cinco puntos que limita las posibilidades de que el próximo alcalde de la ciudad repita siquiera de cerca los números de Nebot, por sobre el 60 %.

En una elección sin segunda vuelta el sillón de Olmedo podría ser ocupado por un nombre respaldado por menos de la mitad de los votantes.

Diario Expreso

POSTS POPULARES