Los rábanos ¡Muy buenos para tu hígado y vesícula!

1. Un tesoro de nutrientes

  • ¿Sabías que el rábano se usa desde la antigüedad como un alimento medicinal? Así es. Ha servido siempre como digestivo y como medio para tratar y curar el hígado.
  • En Oriente, por ejemplo, cuentan con esa variedad de color verde con la que elaboran el siempre estimulante “wasabi”, el cual, como ya sabes, tiene la particularidad de dejarnos su sabor picante en la boca solo durante unos segundos para, después, desaparecer.

2. Un aliado natural para la salud de tu hígado y vesícula

  • Las propiedades medicinales de los rábanos se deben, ante todo, a su virtud para cuidar del hígado y la vesícula. Todo ello se debe a sus componentes azufrados: los glucosinolatos.
  • Estos elementos lo que hacen es elevar la producción de bilis.
  • Además, el consumo regular de rábanos nos permite desintoxicar la vesícula biliar y facilitar su trabajo durante las digestiones.

3. El rábano es un buen antiséptico

El rábano, es muy parecido a las cebollas. Ese sabor azufrado encierra en realidad un sinfín de beneficios de los que deberíamos aprovecharnos un poco más:

  • El rábano tiene propiedades antisépticas muy adecuadas para tratar casos de bronquitis, asma o tos irritativa.
  • Esos componentes azufrados volátiles son además muy adecuados para limpiar nuestros intestinos y el colon, de ahí que los rábanos se incluyan entre esos alimentos recomendados para prevenir distintos tipos de cánceres como el de colon, estómago o pulmón.

 

ÚLTIMA HORA SALUD

POSTS POPULARES