Los consejos que recibí de Carlos Armando Romero Rodas Por: Vito Muñoz

Hablar de Carlos Armando Romero Rodas es recordar momentos que sin duda alguna marcaron un antes y después en radiodifusión ecuatoriana y en la vida de quienes tuvieron el placer de conversar e intercambiar criterios con él. Su voz fuerte, algo que lo distinguió desde siempre, también aconsejó a muchos quienes buscaban en CARR una orientación por alguna vicisitud que se haya presentado. Carlos Armando, era un vendaval de sabiduría y humildad, siempre demostró su don de servicio a la gente.

Hace 14 años, un 13 de julio del 2014, una de las voces que se ganó el corazón no sólo de los guayaquileños, sino de los ecuatorianos en general, se apagó.

Recuerdo los consejos que en vida me dio, hoy al conmemorarse un aniversario más de su muerte los hago público.

1.- El gallo fino no solo canta en su gallinero, sino que cacara desde el amanecer.

2.- Vito tu no eres mi amigo, eres mi hermano. Nunca te metas en política.

3.- me han ofrecido cargos y puestos desde alcaldía hasta presidencia, pero los he rechazado. Yo predico con el ejemplo; mi vocación siempre ha sido servir al pueblo.

4.- Julio Jaramillo para mí fue todo; gran amigo, cantante, artista; pero sobre todo, un gran ser humano.

5.- Mi madre, mis hijos, mis amigos son el verdadero motor de mi vida.

6.- Yo siempre firmo desde que comenzó mi vida pública y empresarial, Armando Romero Rodas, Director y propietario de Radio Cristal.

7.- En Guayaquil me realicé y el día en que muera, mis restos descansarán en esta ciudad.

8.- Lo que más he pedido a mis hijos es que conserven mi legado, que es servir al país a través de Radio Cristal, la emisora que está siempre en el corazón del pueblo.

9.- Que me disculpen mis hijos, colaboradores y a veces tambien mis radioescuchas, por si alguna vez la fuerza de mi personalidad lastimó su sensibilidad, pero yo soy un hombre que habla de frente.

10.- Dios es lo más importante al fin y al cabo, a Él le debemos rendir cuentas de nuestro paso por la vida terrenal.

Siempre estuve rodeado de amigos sabios, de personalidad fuerte e imponente a los que escuché con la atención de un alumno a su maestro; Carlos Armando Romero Rodas, fue uno de ellos. Descansa en paz hermano de la vida.

Por: Vito Muñoz

 

 

POSTS POPULARES