Kristen Stewart le dio frente a la depresión

Sus inseguridades no nacieron con Hollywood. Estuvieron presentes mucho antes. Pero ingresar al mundo del cine potenció esos fantasmas que acechaban en su cabeza. Tiempo después, aprendió a cuidarse y a hacer caso omiso a los que dicen lo demás de ella. Llevó su tiempo, pero lo logró.

En la secundaria le dijeron que no era una «niña» por ser parte de un grupo en el que la mayoría eran hombres. Su aspecto no era «femenino» (para los estándares de belleza) y sus compañeros se reían. «Fue un momento de crisis. Me sení insegura. Sentí que me odiaba a mí misma», expresó en 2015 a Marie Claire.

A los 17 dejó la secundaria para comenzar a actuar en Twilight. Su presencia pública aumentó; las miradas comenzaron a dirigirse siempre a ella; y sus inseguridades crecieron. «De los 15 a los 20 fueron años muy intensos. Estaba constantemente ansiosa. Era una especie de fanática del control», manifestó. Pero «la edad me ha hecho más inteligente y más tranquila.

Pero luego de Twilight, Kristen decidió hacer un cambio en su vida para que la depresión y la ansiedad no le ganaran.

«Finalmente lo logré y obtengo mucho más de la vida. Viví cosas muy duras para ser una persona joven. Pero salí fuerte de todo eso. Tengo la capacidad de preservarme, y antes no lo lograba. Y es que cuando te caíste con tanta fuerza y lograste recuperarte, es más fácil». «Necesité golpearme un par de veces para aprender la lección. Pero no lo cambiaría, para ser honesta. Estoy orgullosa de haber podido salir adelante y de no caer en cada cráter mental», explicó.

VIX