Exportadores se sienten abusados por parte de Navieras

Una ordenanza municipal desata la guerra entre dos sectores decisivos en el comercio exterior ecuatoriano, líneas navieras y patios de contenedores con el sector exportador.

El año pasado el Municipio de Guayaquil obligó a los depósitos de contenedores a modificar sus estructuras no solo para volverlas más seguras, sino para evitar el colapso de las vías por las cuales se transporta la carga de importación y exportación. El mes pasado modifica la ordenanza y obliga a los patios a trabajar 24/7 (24 horas y los siete días de la semana).

Y esa fue la excusa para que las empresas decidan incorporar un rubro más al costo de los productos de exportación: entre 35 y 50 dólares por contenedor, un rubro que también lo cobran las navieras.

Guayaquil moviliza, al año, más de 1,8 millones de contenedores con carga de exportación e importación.

“Esto es un abuso. El patio de contenedores le da servicio a las navieras, no al sector exportador, no tiene por qué cobrarnos”, señala Richard Salazar, administrador de la Asociación de Comercialización de Banano (Acorbanec).

En eso concuerda el presidente ejecutivo de la Cámara de Acuacultura (CNA), José Antonio Camposano, argumentando que el sector acuícola pierde competitividad. El banano y camarón representan más de 6.000 millones en ingreso de divisas al país.

Este rubro le presentaría al sector bananero 17 millones de dólares anuales, teniendo en cuenta que se exportan 360 millones de cajas al año y que en cada contenedor van 1.100 cartones. El 80 % de la fruta embarcada por Guayaquil sale en contenedores, el resto, al granel. La Cámara Marítima del Ecuador (Camae), a través de su presidente, Javier Moreira, ha dicho que es el sector exportador el que debe asumir el costo que implica para los patios trabajar en la noche. Mientras Salazar advierte que el incoterms que usan ellos es el FOB (la carga puesta al pie del barco).

¿Quién regula a las navieras?, señala el directivo de las exportadoras bananeras. “Hemos notificado ciertas arbitrariedades en gastos locales; hemos pedido revisar los excesivos cobros en varios rubros. Unas navieras cobran seguro de contenedores de exportación, manipulación; otras se inventan rubros como control de sello, que no tiene razón de ser. Hemos pedido al ministro de Transporte que los llame al orden. El cliente del exterior es el que contrata a la naviera, no nosotros los exportadores”.

Los costos del despacho de contenedores dependen de los horarios. La compañía Tercon, del grupo Transoceánica, cobra $ 35 de lunes a viernes desde las 06:00 a 22:00 y $ 50 el resto de horas. Los fines de semana también varían. Aretina cobra 35 dólares durante las 24 horas. En Depconsa varía entre $ 35 y $ 47, al igual que en Repcontver y Blasti.

Según el portal de la Camae, este conflicto llegó al despacho del alcalde Jaime Nebot, quien dispuso la creación de una comisión para revisar el servicio y las nuevas tarifas que se cobran, “a raíz de las inversiones que realizan para cumplir con la segunda reforma a la ordenanza que regula las condiciones de ordenamiento y de edificación de los depósitos de contenedores vacíos temporales. Los exportadores, a través de Fedexpor, planifican una reunión con el ministro de Transporte y Obras Públicas.

LA CIFRA 1,87 MILLONES de contenedores fueron movilizados por Guayaquil durante el año anterior. CONTRAPUNTO Es un golpe al sector. Las navieras abusan en rubros como BL, manipulación de la carga, control del sello, que lo hace el puerto. Se han inventado rubros para ganar más dinero.

Tomado de Diario Expreso 

POSTS POPULARES